Socialismo ético

Socialismo ético

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:430-431

Interpretación neokantiana del socialismo, realizada a partir de la
ética de Kant. Los teóricos kantianos burgueses y socialdemócratas
(Cohen, Paul Natorp, Rudolf Stammler, Karl Vorländer y otros) al
rechazar la filosofía del marxismo, el materialismo dialéctico, han
intentado unir el socialismo científico con la filosofía moral
kantiana, entendiendo por ética una ciencia cuyo fin estriba en
eliminar las contradicciones de las relaciones sociales. A juicio
suyo, es Kant, precisamente, el fundador de dicha ciencia. Afirman
dichos teóricos que Kant formuló por primera vez la idea básica del
socialismo, la idea de solidaridad, en uno de los enunciados del
imperativo categórico (obra de tal modo que la humanidad tanto en tu
propia persona como en la de cualquier otro individuo, sea considerada
siempre como un fin, y nunca únicamente como un medio). La
fundamentación de la teoría concerniente a la transformación
socialista de la sociedad mediante la teoría kantiana, “por encima de
las clases”, de la moralidad, significaba, de hecho, convertir dicha
doctrina en una concepción puramente moral. Se desechaban los
problemas cardinales del marxismo (las clases y la lucha de clases, la
revolución social, la dictadura del proletariado, &c.) y se situaban
en primer plano las relaciones morales y la idea del perfeccionamiento
moral paulatino de la humanidad. En la practica, las tesis del
socialismo ético se concretaron en la fórmula de Bernstein: “El
movimiento lo es todo; el fin último no es nada”, que presuponía
renunciar a la lucha por el socialismo. Propagaron el socialismo
ético, entre otros, Max Adler (Austria) y Mijail Tugán-Baranovski
(Rusia). Los libros de Vorländer “Kant y el socialismo” (1900), “Kant
y Marx” (1911), contienen una circunstanciada exposición del
socialismo ético.

Diccionario de filosofía · 1984:401

Concepción que considera el socialismo principalmente como conjunto de
principios y requisitos ético-morales. Lo predican los ideólogos
pequeño-burgueses y burgueses liberales (ante todo, los
socialdemócratas de derecha), que incorporan argumentos de diversas
corrientes filosóficas. El socialismo ético recibió su fundamentación
teórica en el neokantismo. Rechazando la filosofía del marxismo, los
kantianos (Cohen, P. Natorp y otros) trataban de conjugar el
socialismo científico con la filosofía moral kantiana. Identificaban
el concepto de socialismo con una “determinada” mundividencia moral y
entendían por ética la pedagogía social, que persigue el fin de
suprimir las contradicciones en las relaciones sociales. A su juicio,
fue Kant, precisamente, el que promovió la idea principal del
socialismo, la idea de la solidaridad. La fundamentación de la
doctrina de la transformación socialista de la sociedad con la teoría
“extraclasista” de la moralidad significa de hecho la negación de que
el socialismo es resultado del desarrollo socioeconómico lógico de la
sociedad y convierte a esta doctrina en una concepción moral. Los
problemas cardinales del marxismo (clases y lucha de clases,
revolución social, &c.) se dejan de lado, promoviéndose a primer plano
los valores morales y la idea del perfeccionamiento moral paulatino de
la humanidad. En la práctica, las tesis del socialismo ético
equivalen a la renuncia a la lucha por el socialismo. Propagandizaban
el socialismo ético M. Adler (Austria), M. Tugán-Baranovski (Rusia)
y otros. La concepción del socialismo ético se expone detalladamente
en los libros de K. Vorlánder Kant y el socialismo (1900) y Kant y
Marx (1911).

Comparte este artículo