Sociología empírica

Sociología empírica

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:435

Es una de las direcciones fundamentales de la sociología burguesa
actual; se ocupa de describir aspectos particulares de la vida de la
sociedad. Ha alcanzado amplia difusión después de la segunda guerra
mundial, ante todo en los Estados Unidos (Landberg, Dodd, Mayo y
otros). El estudio de fenómenos sociales singulares por medio de
investigaciones sociológicas concretas puede desempeñar un papel
positivo siempre y cuando se apoye en una teoría científica que
conciba la sociedad como un todo único sujeto a determinadas leyes de
desarrollo. Mas los representantes de la sociología empírica rechazan
la unidad y la integridad de la sociedad y las leyes objetivas de su
devenir, se niegan a penetrar en la esencia de los fenómenos sociales,
conciben la sociedad como un agregado mecánico de fenómenos sociales
separados, se limitan a describir y computar tales fenómenos, a
investigar las correlaciones entre diversos factores. La metodología
de la sociología empírica consiste en utilizar cuestionarios,
entrevistas, datos estadísticos; presentan este método, puramente
cuantitativo, como único método científico de investigación. Son
características de la sociología empírica el carecer de una base
filosófica general y el diferenciar profundamente las investigaciones
sociales, lo que ha dado origen a la formación de distintas ramas
separadas entre sí (sociología urbana, sociología rural, sociología de
la familia, sociología industrial, sociología del alcoholismo,
sociología de la propaganda, sociología de las comunicaciones en masa,
&c.). Las investigaciones de la sociología empírica se subordinan
cada vez más a los intereses del capitalismo monopolista de Estado,
son utilizadas por las corporaciones, por los círculos gubernamentales
y militares con el fin de encubrir e intensificar la explotación,
aumentar los beneficios y preparar la guerra. Habiendo rechazado el
análisis histórico de la sociedad, habiendo concentrado su atención en
el estudio de fenómenos y hechos sociales particulares aislados, de
problemas estrictamente metodológicos, la sociología empírica
experimenta una honda crisis y constituye un producto de la
descomposición de la sociología burguesa en la época de la crisis
general del capitalismo.

Diccionario de filosofía · 1984:405-406

Una de las principales corrientes de la sociología burguesa moderna
que sostiene que lo fundamental en las investigaciones sociológicas es
la descripción de algunos aspectos particulares de la vida de la
sociedad. Se extendió ampliamente durante y, sobre todo, después de
la segunda guerra mundial, principalmente en EE.UU. (A. Lundberg,
S.C. Dodd, Mayo y otros). El estudio de distintos fenómenos sociales
mediante las investigaciones sociológicas concretas tiene gran
importancia científica siempre que se apoye en la teoría científica,
la cual enfoca la sociedad como un todo íntegro, que se desarrolla
lógicamente. Pero los partidarios de la sociología empírica rechazan
las leyes objetivas del desarrollo de la sociedad, se niegan a
penetrar en la esencia de los fenómenos sociales, y, a menudo,
estudian la sociedad como una combinación mecánica de fenómenos
sociales aislados, limitándose a su simple descripción y cálculo, a la
investigación de las correlaciones entre los distintos factores. La
metodología de la sociología empírica consiste en utilizar encuestas,
interviús, datos estadísticos y aparato matemático (por ejemplo, la
teoría de los conjuntos, la teoría de los juegos). Pero todos estos
métodos se emplean sin una base metodológica segura: la teoría
científica del proceso social en su conjunto. La sociología empírica
se caracteriza por una diferenciación extrema de las investigaciones
sociales, lo cual condujo a la formación de distintos sectores
separados unos de otros (sociología de la ciudad, sociología del
campo, sociología de la familia, sociología industrial, sociología del
alcoholismo, sociología de la publicidad, sociología de las
comunicaciones sociales, &c.). Las investigaciones de la sociología
empírica se utilizan a menudo por los consorcios y las esferas
gubernamentales y militares con el objeto de disimular la explotación
e intensificarla, aumentar las ganancias y prepararse para la guerra.
Ante la crisis de la sociología empírica, distintos sociólogos
burgueses tratan de rebasar su estrecho marco, acudiendo a veces
incluso a algunos aspectos de la metodología de Marx, e intentan
formular teorías sociológicas íntegras para dar respuesta a las
cuestiones acuciantes de nuestros días y oponerse al materialismo
histórico. Sin embargo, estos intentos no tienen éxito.

Comparte este artículo