Sucesión

Sucesión

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:442

Nexo objetivo y necesario entre lo nuevo y lo viejo en el proceso de
desarrollo, uno de los rasgos más esenciales de la ley de la negación
de la negación. A diferencia de la metafísica, que asigna valor
absoluto al momento de la simple reproducción de los objetos, la
dialéctica materialista traslada el centro de gravedad al estudio de
los procesos del desarrollo ascendente en la naturaleza, en la
sociedad y en el pensamiento. La génesis de las formas del movimiento
de la materia ya muestra que cada forma más elevada de dicho
movimiento se halla ligada por un nexo de sucesión a las inferiores y
no las suprime, sino que se las incorpora y las subordina.
Dialécticamente, el concepto de negación no sólo implica liquidar lo
viejo, sino además, conservar y seguir desarrollando lo que haya de
progresivo y racional en los grados precedentes, sin lo cual resulta
imposible el movimiento progresivo en el ser y en el conocer. La
comprensión acertada de los procesos de sucesión es de importancia
especial para el análisis de las leyes del desarrollo de la ciencia y
del arte, para combatir tanto la actitud no crítica ante los
resultados de lo pasado como la negación nihilista de la herencia
cultural.

Diccionario de filosofía · 1984:412-413

Conexión objetiva necesaria entre lo nuevo y lo viejo en el proceso de
desarrollo, uno de los rasgos más esenciales de la ley de la negación
de la negación. A diferencia de la metafísica, la dialéctica
materialista traslada el centro de gravedad al estudio de los procesos
de desarrollo progresivo en la naturaleza, la sociedad y el
pensamiento. La génesis de las formas de movimiento de la materia
muestra ya que cada forma más alta de movimiento, estando enlazada
sucesoriamente con las inferiores, no las anula, sino que las incluye
y las subordina a sí misma, elevando el desarrollo a un peldaño
cualitativamente nuevo. La negación comprendida dialécticamente no
presupone sólo la liquidación de lo viejo, sino también la
conservación y el desarrollo sucesivo de lo progresivo y racional que
fue logrado en los peldaños precedentes, sin lo cual es imposible el
avance en el ser ni en el pensamiento. La intelección acertada de los
procesos de la sucesión tiene especial importancia para el análisis de
las regularidades del desarrollo social, del progreso de la ciencia y
el arte y para la lucha tanto contra la actitud no crítica hacia las
realizaciones del pasado como contra la negación nihilista del legado
cultural.

Comparte este artículo