Tiempo libre

Tiempo libre

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

No figura en el Diccionario filosófico · 1965

Diccionario de filosofía · 1984:423

(ocio): parte del tiempo extralaboral, que queda después de las
ocupaciones imprescindibles (sueño, alimentación, ida al lugar de
trabajo y regreso de él, quehaceres domésticos, &c.), y se invierte en
la recuperación de fuerzas, así como en el desarrollo físico y
espiritual del hombre. El tiempo libre abarca los estudios y las
ocupaciones autodidácticas, la incorporación a la cultura (lectura,
visitas al teatro, estadio, cine, &c.), la actividad sociopolítica, la
creación científico-técnica y vocacional, la actividad
estético-artística de aficionados, el cuidado de los hijos, la
comunicación según los intereses, &c., pero puede incluir también el
descanso pasivo y hasta el pasatiempo anticultural (por ejemplo, el
abuso del alcohol). En las condiciones históricas concretas de un
régimen social, el valor del tiempo libre se determina por su magnitud
(volumen), estructura y contenido. En los últimos decenios, la
magnitud del tiempo libre en los países socialistas creció varias
veces y hoy está planteado principalmente el problema del
perfeccionamiento de la estructura del tiempo libre y la reducción del
tiempo que se invierte en distintas necesidades existenciales (camino,
quehaceres domésticos, &c.). En la estructura y el contenido del
tiempo libre desempeña un papel decisivo el hecho de que a medida del
tránsito al comunismo, el tiempo de trabajo y el tiempo libre pierden
su contrariedad anterior, pues el trabajo pasa a ser creador y libre,
y el tiempo libre se dedica cada vez más a la actividad creadora.
Bajo el capitalismo, el aumento del tiempo libre se acompaña de
fenómenos sociales negativos, en virtud de lo cual varios sociólogos
burgueses mantienen una actitud crítica hacia las perspectivas de la
“sociedad de ocio” occidental.

Comparte este artículo