Trabajo comunista

Trabajo comunista

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:467

Trabajo comunista

Con la edificación del comunismo, todo trabajo en bien de la sociedad
pasa a ser no sólo una obligación, sino también la primera necesidad
vital, de la que se tiene plena conciencia, para cada persona. Según
palabras de Lenin, “…el trabajo comunista, en el más riguroso y
estricto sentido de la palabra, es un trabajo gratuito en bien de la
sociedad… un trabajo voluntario, al margen de normas, un trabajo
realizado… sin poner condiciones sobre su remuneración, un trabajo
realizado por el hábito de trabajar en bien de la sociedad y de
acuerdo con la actitud consciente (transformada en hábito) ante la
necesidad de trabajar para el bien común y, finalmente, un trabajo
como exigencia del organismo sano” (t. XXX, pág. 482).

Diccionario de filosofía · 1984:428

Trabajo comunista

  1. En el sentido estrecho y estricto, trabajo en la sociedad
    comunista madura, que se ha convertido en iniciativa personal, por lo
    cual ha pasado a ser la primerísima necesidad de cada uno, trabajo no
    vinculado “con ninguna norma establecida por poder o Estado alguno”,
    “un trabajo que es ejecutado no para cumplir una obligación
    determinada, no para recibir derecho a determinados productos… sino un
    trabajo voluntario, sin normas, hecho sin tener en cuenta recompensa
    alguna…” (V. I. Lenin, t. 40, p. 315). La premisa de ello es el
    desarrollo máximo de las fuerzas productivas del hombre, la superación
    de la división de su actividad (División del trabajo). En el trabajo
    diario, el hombre actúa en estas condiciones como personalidad
    pública, como artífice de todas las normas y fines, pues no está
    abrumado ya por la tarea de asegurarse los medios de existencia. La
    necesidad de actuar no se manifiesta ya como dictada desde fuera, sino
    que adquiere un sentido interior. Sobre esta base “comienza el
    despliegue de las fuerzas humanas que se considera como fin en sí, el
    verdadero reino de la libertad…” (C. Marx y F. Engels, t. 25, parte
    II, p. 387). El hombre no busca la libertad imaginaria al margen de
    la actividad, pues tiene “la libertad auténtica, cuya manifestación
    activa es precisamente el trabajo…” (ibíd., t. 46, parte II, p.
    110). El trabajo comunista supera la contrariedad entre el tiempo de
    trabajo y el tiempo libre y pasa a ser fuente del deleite estético.
  2. En la amplia acepción, conjunto de elementos del trabajo en el
    socialismo, el desarrollo de los cuales prepare el paso al trabajo
    comunista propiamente dicho. Es la tendencia hacia la transformación
    del trabajo en creación, hacia el acercamiento del trabajo remunerado
    al no retribuido y el crecimiento de la responsabilidad real del
    individuo. La causa de la aparición de estas tendencias no radica
    sólo en el cambio de la conciencia, sino ante todo en el cambio de la
    realidad misma, en el cambio de la esencia social del trabajo.
Comparte este artículo