LAFARGUE, Pablo

Pablo Lafargue (1842-1911)

Diccionario filosófico marxista · 1946:167

Socialista francés, discípulo de Marx y Engels, uno “de los
divulgadores más talentosos y profundos de las ideas del marxismo”
(Lenin). En sus trabajos, Lafargue fundamentó y defendió las tesis
más importantes de la filosofía materialista, criticando acerbamente
las tentativas de los revisionista de substituir el materialismo por
el idealismo. Cuando a fines del siglo XIX, los revisionistas
alemanes y franceses intentaron, como decía Lafarque, “aplastar con la
ayuda de la filosofía de Kant al materialismo de Marx y Engels”,
Lafargue enfrentó a estos traidores del marxismo con una fervorosa
respuesta. Lafargue se dedicó muy particular y profundamente a los
problemas del materialismo histórico. Aplicando el método de Marx al
análisis de las relaciones ideológicas “superestructurales”, hizo una
serie de interesantes investigaciones de los problemas del origen de
la religión y de la moral y de la teoría y la historia de la lengua.
Demostró el servicio que la religión presta a las clases gobernantes
en las diversas fases del desarrollo de la sociedad, puso de relieve
las raíces históricas de ciertas ideas, tales como las de “alma”,
“justicia”, “bien”, &c., demostrando que en la sociedad burguesa,
“bajo las densas nubes de la moral más pura, se oculta el ideal
supremo de los capitalistas… el dios propiedad”. En sus
investigaciones lingüísticas, Lafargue sometió a crítica las teorías
idealistas burguesas y demostró la dependencia más estrecha de la
lengua respecto de las relaciones sociales. Las obras principales de
Lafargue son: La propiedad y su origen, El determinismo económico de
Carlos Marx, El materialismo de Marx y el idealismo de Kant, Lengua y
Revolución y otras. Lafarque es el autor de una serie de brillantes
panfletos dirigidos contra el capitalismo y la religión: “El apetito
vendido”; “El derecho a la pereza”, “Pío IX en el paraíso”, “El mito
sobre Adán y Eva”, “La religión de la burguesía” y otros.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:273

Socialista francés, discípulo y compañero de lucha de Marx, notable
teórico y propagandista del marxismo, autor de obras sobre el
materialismo dialéctico y el materialismo histórico, sobre economía
política, historia, lingüística, &c. A la pluma de Lafargue se debe
igualmente una serie de panfletos ateístas, llenos de vigor combativo.
Uno de los méritos principales de Lafargue consiste en haber luchado
contra el revisionismo filosófico, en particular, contra la consigna
“retorno a Kant”. En Materialismo y empiriocriticismo (ver), Lenin
apreció en alto grado el papel de Lafargue, quien “…criticaba a Kant
desde la izquierda, no por los rasgos del kantismo por los que éste se
distinguía de la doctrina de Hume, sino por los rasgos que son comunes
a Kant y a Hume; no por la admisión de la cosa en sí, sino por la
concepción insuficientemente materialista de ésta” (Ob. cit., pp.
223 y 224, Ediciones Pueblos Unidos, Montevideo, 1948). Lafargue
asestó un golpe serio a las concepciones idealistas de Jaurés, en
particular a la “idea de justicia” considerada como la fuerza decisiva
del desarrollo social. El libro de Lafargue El determinismo económico
de Carlos Marx, tuvo una importancia particular para la propaganda del
materialismo histórico. Lafargue, que combatía al idealismo, muestra
que las leyes de la historia tienen un carácter objetivo y no dependen
de la voluntad y de la conciencia de los hombres. En “Los trusts
norteamericanos”, denuncia a los defensores del capitalismo
norteamericano que negaban la existencia de una aguda lucha de clases
entre obreros y capitalistas en los Estados Unidos.

Los recuerdos de Lafargue sobre Marx, ofrecen un gran interés: ellos
nos muestran un retrato de Marx, abanderado de la ciencia, ardiente
combatiente de la clase obrera. Los errores teóricos de Lafargue se
reducen en lo esencial, a una interpretación un tanto simplista y
superficial de la teoría marxista de la base y de la superestructura
(ver Base y superestructura). Aunque reconociendo a la
superestructura un carácter derivado con relación a la base, Lafargue
negaba que la superestructura pudiera reactuar activamente sobre la
base. En su obra El idioma francés antes y después de la Revolución,
afirma equivocadamente que de 1789 a 1794, se produjo en Francia una
“brusca revolución lingüística”. La mayor parte de los escritos de
Lafargue conservan todavía su valor científico y de propaganda.

Diccionario filosófico · 1965:261

Socialista francés, figura destacada del movimiento obrero
internacional, discípulo de Marx y Engels. Trabajó en el campo de la
filosofía y de la economía política, de la historia de la religión y
de la moral, de la literatura y de la filología. Según palabras de
Lenin, Lafargue fue uno de los propagandistas de más talento de las
ideas marxistas. Ingresó en la I Internacional en 1866 y se liberó de
las concepciones proudhonianas y positivistas. Participó activamente
en los acontecimientos de la Comuna de París; más tarde, junto con
Jules Guesde dirigió el Partido Obrero de Francia. Lafargue luchó
contra la teoría oportunista de la “integración pacífica” del
capitalismo en el socialismo, contra el anarquismo, criticó los
errores reformistas y nacionalistas de Guesde. En su trabajo
filosófico capital El determinismo económico de Carlos Marx (1909),
subrayó el carácter objetivo de las leyes de la historia, puso de
relieve la conexión existente entre los fenómenos de superestructura y
la economía. Se manifestó contra los intentos revisionistas de
“sintetizar” el marxismo con el kantismo, de “conciliar” el
materialismo con el idealismo, contra el darvinismo social y otras
teorías burguesas. En El problema del conocimiento (1910) hace una
refutación profunda e inteligente del agnosticismo. Los panfletos
antirreligiosos de Lafargue: “Pío IX en el paraíso”, “El mito de Adán
y Eva”, y “La religión del capital” pusieron de manifiesto el papel de
la religión como defensora del capitalismo. Son de gran interés los
recuerdos de Lafargue sobre Marx, en los que trazó la imagen del gran
luchador y pensador. Pese a una serie de errores (simplificación de
algunas cuestiones, subestimación del papel activo de la
superestructura, incomprensión de lo que tiene de específico el
estadio imperialista del capitalismo, &c.), los trabajos de Lafargue
desempeñaron un importante papel en la lucha contra la ideología
burguesa.

Diccionario de filosofía · 1984:248

Socialista francés, personalidad del movimiento obrero internacional,
discípulo de Marx y Engels. Trabajó en la esfera de la filosofía, la
economía política, la historia de la religión, la moral, la literatura
y la lengua. Según Lenin, Lafargue era uno de los divulgadores más
talentosos de las ideas del marxismo. Al haber ingresado en 1866 en
la I Internacional, Lafargue se despojó de las concepciones
proudhonistas y positivistas. Lafargue participó activamente en los
acontecimientos de la Comuna de París y más tarde, conjuntamente con
J. Guesde, encabezó el Partido Obrero de Francia. Luchó contra la
teoría oportunista de la “transformación pacífica” del capitalismo en
socialismo y contra el anarquismo, criticó los errores reformistas y
nacionalistas de J. Guesde. En su principal obra filosófica –El
determinismo económico de Carlos Marx (1909)– Lafargue subrayaba el
carácter objetivo de las leyes de la historia y descubría la
interconexión de los fenómenos superestructurales con la economía.
Lafargue impugnaba las tentativas revisionistas de “sintetizar” el
marxismo con el kantismo y “conciliar” el materialismo con el
idealismo, luchaba contra el social-darwinismo y otras teorías
burguesas. En el libro El problema del conocimiento (1910) refuta
profunda e ingeniosamente el agnosticismo. Los panfletos
antirreligiosos de Lafargue –La religión del capital y otros– ponían
al desnudo el papel de la religión como defensora del capitalismo.
Son de gran interés los recuerdos de Lafargue sobre Marx, en los que
se dibuja la imagen del gran luchador y pensador. A pesar de una
serie de errores (simplificación de algunas cuestiones, menosprecio
del papel activo de la superestructura, incomprensión de la fase
imperialista del capitalismo, &c.), los trabajos de Lafargue
desempeñaron un importante papel en la lucha contra la ideología
burguesa.

Comparte este artículo