LASSALLE, Ferdinand

LASSALLE, FERDINAND (1825-1864):

DEP-BZM

socialista pequeñoburgués alemán, fundador de una de las variedades
del oportunismo en el movimiento obrero de su país, consideraba el
Estado burgués alemán como una organización situada por encima de las
clases sociales; su programa para reestructurar la sociedad lo
vinculaba a la introducción del sufragio universal por considerar que
gracias a esta medida el Estado terrateniente-burgués de Prusia podría
transformarse en un «Estado libre del pueblo».

Los principies de Lasalle implicaban la renuncia a la revolución y a
la lucha de clases, y ello hizo mucho daño al movimiento obrero
alemán.

Al nombre de Lasalle va unida la teoría de la «ley de bronce» del
salario, «teoría» que tiene sus antecedentes en Turgot y Malthus.
Según dicha «ley», el salario oscila en torno a lo que constituye el
mantenimiento indispensable», es decir, al mínimo físicamente
indispensable de medios de subsistencia para el obrero y su familia.
Tales oscilaciones se deben a los cambios de correlación entre la
demanda de trabajo y su oferta, con la particularidad de que, según
afirmaba Lassalle, el salario no puede alcanzar por largo tiempo un
nivel superior al que corresponde al «mantenimiento indispensable»,
pues en este caso se elevaría el nivel de vida de la clase obrera,
aumentaría la natalidad y, por consiguiente, crecería la oferta de
trabajo, lo cual provocaría un descenso del salario a su nivel
anterior o a un nivel más bajo. De ahí se infería que, para los
obreros, no tenía sentido alguno luchar por el mejoramiento de sus
condiciones de vida, dado que el salario se halla regulado par las
leyes «naturales» de la población.

En el programa socialdemócrata se incluyeron varios principios basados
en la «teoría» de Lassalle; C. Marx sometió a dura crítica el
correspondiente proyecto en su famoso trabajo «Crítica del programa de
Gotha».

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

Diccionario filosófico abreviado · 1959:276

Ferdinand Lassalle (1825-1864)

Dirigente oportunista del movimiento obrero de Alemania. Sostenía la
política de Bismarck con quien estaba en alianza secreta. Lassalle
repudiaba la lucha revolucionaria de los obreros contra el
capitalismo. Afirmaba que a la clase obrera le bastaba alcanzar el
sufragio universal para superar la dominación del capitalismo. Al
tiempo que proclamaba a la monarquía prusiana como un Estado por
encima de las clases, preconizó un programa que preveía la creación de
“asociaciones productivas” obreras, subvencionadas por el gobierno
prusiano. Lassalle quería hacer pasar este “socialismo” policíaco por
un socialismo verdadero. Por eso no hay por qué asombrarse de que la
doctrina de Lassalle haya sido la fuente de donde todos los
oportunistas y los revisionistas han extraído sus ideas para combatir
la teoría y la práctica revolucionarias del proletariado. Los
actuales jefes de los socialistas de derecha se refieren a Lassalle
para dar una apariencia de argumentación a sus afirmaciones sobre el
carácter al margen de clase de la democracia burguesa, sobre la
“integración gradual del socialismo en el capitalismo” con ayuda de
los banqueros y de los industriales, y sobre la “paz social” entre el
proletariado y la burguesía. Los jefes reaccionarios de los
sindicatos norteamericanos (Reuther y otros) cuando saboteaban el
movimiento huelguístico, declaraban que se inspiraban en los
“principios” de Lassalle.

En filosofía, Lassalle se declaraba partidario de Hegel (ver), de
quien había tomado su concepción del desarrollo de la “Idea absoluta”,
cuya encarnación principal sería el Estado. Según él, la historia de
la sociedad humana, es el progreso continuo de la razón. Lassalle no
hablaba de la lucha de contrarios, sino de su conciliación. Extraía
de la dialéctica idealista de Hegel su argumentación para su idea
reaccionaria de la conciliación del proletariado con el régimen
“junker”-burgués. Los autores clásicos del marxismo sometieron las
teorías de Lassalle a una violenta crítica. En la Crítica del
programa de Gotha (ver), Marx reveló todo el carácter nocivo de los
principios teóricos y políticos de Lassalle. En su carta a Engels del
1º de febrero de 1858, Marx escribe a propósito de la obra de Lassalle
sobre Heráclito: “…‘Heráclito el Obscuro’ de Lassalle el Claro no
es, propiamente hablando, más que una copia de colegial… Al
proclamar ante quien quiera oírlo que Heráclito ha sido hasta el día
de hoy un libro cerrado bajo siete sellos, Lassalle no ha agregado, en
cuanto al fondo, absolutamente nada de nuevo a lo dicho por Hegel en
su ‘Historia de la filosofía’” (Marx/Engels, Obras, Ed. alem.). En
sus Cuadernos filosóficos (ver) donde se ofrece el resumen del libro
de Lassalle “Filosofía del melancólico Heráclito de Éfeso”, Lenin hace
la crítica de las concepciones filosóficas del autor, y señala la
incapacidad de Lassalle para hacer algo más que exponer simplemente la
filosofía hegeliana y rumiar las repeticiones de los epígonos de
Hegel. Los clásicos del marxismo apreciaron la actividad práctica de
Lassalle.

Diccionario filosófico · 1965:263

Ferdinand Lassalle (1825-1864)

Dirigente oportunista del movimiento obrero alemán; apoyó a Bismarck.
Procedía de una rica familia de comerciantes. Tomó parte en la
revolución de 1848. Lassalle fue uno de los organizadores de la Unión
General Obrera Alemana, aplicó una política de renuncia a la lucha de
clases y de entendimiento con la reacción prusiana. En filosofía, era
idealista, ecléctico. Interpretaba escolásticamente a Hegel, cuya
filosofía aprovechaba para justificar su línea política conciliadora.
En sociología, hacía suyas las concepciones malthusianas; fue uno de
los autores de la ley anticientífica y reaccionaria denominada “ley de
bronce del salario”, según la cual toda lucha de los obreros por la
elevación de los salarios carece de sentido. Lassalle veía el Estado
como una organización situada por encima de las clases sociales. Marx
y Lenin criticaron las concepciones de Lassalle en la Crítica del
programa de Gotha y en los Cuadernos filosóficos, respectivamente.
Los clásicos del marxismo-leninismo estimaron como positiva la obra de
agitación de Lassalle.

Diccionario de filosofía · 1984:249

Ferdinand Lassalle (1825-1864)

Personalidad del movimiento obrero alemán, fundador de una forma
especial de oportunismo: el lassalleanismo. Participó en la
revolución de 1848. En 1860 fue uno de los organizadores de la Unión
General de Obreros Alemanes. Su agitación por la unificación de los
obreros desempeñó un papel positivo. Pero en general, Lassalle aplicó
una política de renuncia a la lucha de clase. Siendo idealista,
consideraba el Estado como organización que está por encima de las
clases. Lassalle interpretaba de manera escolástica a Hegel, cuya
filosofía utilizó para justificar su propia línea política oportunista
y el rumbo a la conciliación efectiva con la monarquía prusiana. En
sociología, Lassalle se atenía a los puntos de vista malthusianos
(Malthusianismo) y propagaba la “ley de bronce del salario”, ley
antipopular según la cual toda lucha de los obreros por la elevación
del salario carece de sentido. El análisis crítico de las
concepciones de Lassalle se brinda en la Crítica del Programa de Gotha
de Marx y en los Cuadernos Filosóficos de Lenin. Obras: Filosofía de
Heráclito de Efeso, el Oscuro (1858), Sistema de derechos adquiridos
(1861) y otras.

Comparte este artículo