LESSING, Gotthold Efrain

Diccionario filosófico marxista · 1946:175-176

Gotthold Efrain Lessing (1729-1781)

Uno de los grandes dirigentes de la “ilustración” europea, teórico del
arte, publicista, dramaturgo. Demócrata intransigente, combatiente
contra el régimen de servidumbre feudal y su ideología, Lessing se
manifestó en estética y en filosofía como el teórico del realismo
revolucionario burgués del siglo XVIII y como materialista espontáneo.
En sus obras filosóficas, fustiga al idealismo clerical, al pietismo
religioso, defendiendo la idea de la tolerancia religiosa y el derecho
del libre pensamiento. Evolucionando desde el deísmo hacia el
materialismo, Lessing experimentó la influencia de los filósofos más
heterogéneos, desde Bayle y Leibnitz hasta Shaftesbury, Diderot y
Herder, pero por sobre todos, de Spinoza. Lessing negaba la
existencia de un principio espiritual independiente de la Naturaleza,
pero al mismo tiempo conservó en su concepción del mundo elementos
idealistas. Esto se explica por la falta de madurez y por la
debilidad general del movimiento liberador burgués en Alemania. Pero,
por otra parte, ya antes del idealismo clásico alemán, en una serie de
geniales conjeturas, Lessing predijo la teoría del desarrollo
histórico de la ideología, sobre todo con los ejemplos de la religión
(La educación del género humano; 1780). El valor más alto de Lessing
como pensador reside en su actividad literaria y estética, en la que
se basa también su significación histórica. De entre las grandes
obras teóricas de Lessing, las más conocidas son: Laocoonte o sobre
los límites entre la pintura y la poesía, 1766; y Dramaturgia de
Hamburgo, 1768-1769. Lessing desarrolló en estos trabajos la crítica
más consecuente y fina del clasicismo de la nobleza del siglo XVII,
demostrando la separación que existe entre este arte y la vida del
pueblo, y siendo uno de los primeros que en Alemania declararon como
modelo de carácter popular y de realismo las creaciones de
Shakespeare. El ideal de Lessing era el arte civil y heroico, basado
en el espíritu de los griegos y de los romanos de la Antigüedad que
inspiró posteriormente a los políticos y artistas de la Revolución
burguesa de Francia. En este espíritu, Lessing aspiraba a
revolucionar el teatro alemán y la literatura en general. En sus
trabajos estéticos hay elementos de dialéctica, pero en lo
fundamental, Lessing permanece en el nivel de la concepción
“ilustrada” del mundo, no logrando enfocar el arte desde el punto de
vista histórico, por lo que buscaba modelos ideales en el pasado
remoto. Sus obras teatrales (“Miss Sara Sampson”, 1755; “Minna von
Barnhelm o la fortuna militar”, 1763; “Emilia Galotti”, 1772; y “Natán
el Sabio”, 1779), hicieron época en la literatura alemana del siglo
XVIII por la agudeza social de sus ideas, por la frescura del lenguaje
artístico y por la audacia del realismo, dirigido contra los
fundamentos del absolutismo alemán. Pero dichas obras permanecen, sin
embargo, en los marcos del género del “drama filisteo”, aunque en
algunas de ellas Lessing trata de superar la limitación de este género
(por ejemplo, el elemento heroico en “Emilia Galotti”; el intento de
crear un drama filosófico en “Natán el sabio”). El papel histórico de
Lessing estriba en que, como teórico, y como el más radical y audaz de
los “ilustrados” alemanes, dejó recuerdos profundos en los mejores
cerebros del pueblo alemán que se evoca en el proletariado
revolucionario.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:285-286

Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781)

Eminente propagandista de la “filosofía de las luces” en Alemania y en
Europa, esteta, publicista y dramaturgo. Demócrata y adversario del
régimen feudal y de su ideología, Lessing, en su condición de esteta y
de filósofo, se presenta como un teórico del realismo burgués
revolucionario del siglo XVIII. En sus obras filosóficas, fustiga la
mojigatería, defiende la tolerancia religiosa y los derechos de la
libre razón, y es el intérprete del movimiento liberal de la burguesía
alemana, muy débil y poco desarrollada en esa época. Lessing se
mantiene, en general, idealista. Su crítica del régimen feudal no
reviste un carácter revolucionario. Sus obras más conocidas son:
Laocoonte (1766) y Dramaturgia de Hamburgo (1767-1769). Lessing hace
en ellas una crítica fina y demostrativa del clasicismo aristocrático
del siglo XVII, desgajado de la vida del pueblo. Fue uno de los
primeros en Alemania, en proclamar la obra de Shakespeare como modelo
de realismo y de inspiración popular. Su ideal era el de un arte
heroico como el de la Grecia y la Roma antiguas. En ese espíritu,
Lessing quería provocar una revolución en el teatro y la literatura
alemanes. Las concepciones estéticas de Lessing no rebasaban el marco
de la ideología burguesa del siglo XVIII. Extrae sus imágenes ideales
de un pasado lejano. Gracias a su alcance social, a su estilo vivo y
espontáneo, a su realismo audaz dirigido contra el absolutismo, las
obras de Lessing “Miss Sarah Sampson”, “Minna von Barnhelm”, “Emilia
Galotti” y “Natán el Sabio”, hicieron época en la literatura alemana
del XVIII. Pero sus obras siguen siendo “dramas burgueses”, género
cuya estrechez Lessing trata en vano de superar (elementos de espíritu
heroico en “Emilia Galotti”, tentativa de crear el drama filosófico en
“Natán el Sabio”). Las fuerzas progresivas del pueblo alemán aprecian
altamente el papel histórico de Lessing, escritor de talento y
pensador audaz.

Diccionario filosófico · 1965:268

Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781)

Figura relevante de la Ilustración alemana, filósofo, publicista,
dramaturgo, crítico y teórico en arte. Toda la actividad de Lessing
estaba dirigida a luchar contra la política e ideología de la reacción
feudal, en favor del desarrollo libre y democrático del pueblo alemán
y de su cultura. En su obra filosófica La educación del género humano
(1780), Lessing soñaba con una sociedad futura, libre de toda
coerción, donde la religión hubiera cedido por entero su lugar al
espíritu ilustrado. En el drama filosófico Natán el Sabio Lessing no
sólo proclama la idea de la tolerancia religiosa, sino, además, el
derecho al librepensamiento, afirma la igualdad de los pueblos y hace
un llamamiento a su amistad. La concepción del mundo de Lessing,
expresión del carácter contradictorio que tenía el movimiento de la
Ilustración en Alemania, no dejaba de ser, en última instancia,
idealista, mas también contenía tendencias materialistas. En los
trabajos Laocoonte (1766) y Dramaturgia de Hamburgo, (1767-69), que
sientan época en el desarrollo del pensamiento estético mundial,
Lessing defiende los principios del realismo en poesía, dramaturgia y
teatro, arrebatando toda aureola a la teoría y a la práctica del
clasicismo aristocrático. Lessing circunscribe el objeto de las artes
plásticas a la esfera de lo bello. Intenta determinar las leyes
objetivas de la creación en las distintas artes y en los diferentes
géneros artísticos, pero no ve el carácter histórico de dichas leyes.
Enemigo de la ramplona moralización, concede enorme importancia moral
y educativa al arte, sobre todo al teatro. La obra dramática de
Lessing señala el comienzo de la literatura clásica alemana, sobre
cuyo desarrollo las ideas estéticas del gran pensador alemán de la
Ilustración ejercieron una fecunda influencia.

Diccionario de filosofía · 1984:253

Gotthold Ephraim Lessing (1729-1781)

Ilustrado alemán, filósofo, publicista, dramaturgo, crítico y teórico
del arte. Toda la actividad de Lessing fue una lucha contra la
política e ideología de la reacción feudal, por el desarrollo libre y
democrático del pueblo alemán y de su cultura. En la obra filosófica
La educación del género humano (1780), Lessing soñaba con una sociedad
futura, libre de toda coerción, en la que la religión cedería su lugar
por entero a la razón ilustrada. En el drama filosófico Natán el
Sabio (1779), Lessing proclama no sólo la idea de la tolerancia
religiosa, sino también el derecho a la libertad de pensamiento,
afirma la igualdad de los pueblos y los llama a la amistad. Al
expresar el carácter contradictorio del movimiento ilustrador en
Alemania, la concepción del mundo de Lessing, en fin de cuentas,
seguía siendo idealista, pero contenía también tendencias
materialistas. En las obras Laocoonte (1766) y Dramaturgia de
Hamburgo (1767-69), que constituyeron toda una época en el desarrollo
del pensamiento estético mundial, Lessing defendía los principios del
realismo en la poesía, la dramaturgia y el teatro, destronando así la
teoría y la práctica del clasicismo de la nobleza. Pero Lessing
circunscribía el objeto de las artes plásticas sólo a la esfera de lo
bello. Trataba de determinar las leyes objetivas de la creación en
los distintos géneros del arte, pero no percibía el carácter histórico
de estas leyes. Impugnando la moralización huera, Lessing defendía el
papel educativo-moral del arte, en primer término, del teatro. La
dramaturgia de Lessing marca el comienzo de la literatura clásica
alemana, y sus criterios estéticos ejercieron fecunda influencia sobre
el desarrollo de esta última.

Comparte este artículo