SCHILLER, Ferdinand Canning Scott

No figura en el Diccionario filosófico marxista · 1946

No figura en el Diccionario filosófico abreviado · 1959

Diccionario filosófico · 1965:412-413

Ferdinand Canning Scott Schiller (1864-1937)

Pragmatista inglés, profesor en Oxford y en Los Ángeles. Schiller
llamó “humanismo” a su variante de pragmatismo. Considerando la
verdad como creación del hombre, declaró subjetivo todo conocimiento
humano. Seguía a James en la concepción de la verdad, mas entendía
que sólo pueden servir como criterio de la misma las buenas
consecuencias. Schiller veía la “realidad” como “experiencia”, como
masa plástica e informe que se subordina a la acción volitiva del
hombre: “el mundo es tal como lo hacemos”. Así llega al solipsismo,
al que declara teóricamente posible si bien incómodo desde el punto de
vista de la vida cotidiana. En la “metafísica” de Schiller, el
idealismo subjetivo se combina con la teoría de la evolución, vista
como proceso que se orienta hacia un fin y está regido por una fuerza
divina. Schiller interpretó pragmáticamente la lógica, sustituyéndola
por una “lógica para ser usada”. Entendía las leyes y formas de la
lógica como postulados, como ficciones cómodas. Desde posiciones
afines al nietzscheanismo, saludó al fascismo como senda, hacia la
creación del “superhombre”. Su obra principal es Humanismo (1903).

Diccionario de filosofía · 1984:384

Ferdinand Canning Scott Schiller (1864-1937)

Pragmatista inglés, profesor en Oxford y Los Ángeles. Schiller llamó
“humanismo” a su variante del pragmatismo. Enfocando la verdad como
creación del hombre, proclamó subjetivo todo el conocimiento humano.
Schiller entendía la “realidad” como “experiencia”, masa plástica y no
formalizada, que se somete a la acción volitiva del hombre. De este
modo Schiller llega al solipsismo, proclamándolo teóricamente posible,
aunque incómodo en la vida cotidiana. En su “metafísica”, el
idealismo subjetivo se conjuga con la teoría de la evolución concebida
como proceso orientado hacia un fin concreto y dirigido por la fuerza
divina. Schiller interpretaba pragmáticamente la lógica formal,
suplantándola con la “lógica para la aplicación”. Entendía las leyes
y formas de la lógica como postulados, ficciones cómodas. Desde
posiciones afines a las nietzscheanas aplaudió el fascismo como vía
hacia la formación del “superhombre”. Su obra principal fue Humanismo
(1903).

Comparte este artículo