SPENCER, Heriberto

Heriberto Spencer (1820-1903)

Diccionario filosófico marxista · 1946:285-286

Spencer fue un filósofo y sociólogo burgués inglés,
agnóstico-positivista, apologista del capitalismo y adversario del
socialismo. En su obra “Primeros Principios”, desenvolvió la
concepción macanicista vulgar de la Naturaleza que se fundamenta sobre
la “teoría del equilibrio” (ver). En su obra Principios de biología
adulteró la teoría de Darwin, interpretándola en el espíritu de la
evolución llana, negando los saltos que tienen lugar en el desarrollo.
Planteando los problemas “qué es la sociedad”, “qué es el progreso”,
“qué es la evolución”, dio fórmulas generales, huecas y estériles, con
la ayuda de las cuales trataba de probar que el régimen capitalista es
el más perfecto. Desenvolvió la llamada teoría organicista de la
sociedad; comparando la sociedad a un organismo, señaló que el
gobierno es la cabeza, y los obreros los brazos que deben obedecerla.
Sobre esta base refutaba la revolución. Extendió a los hombres la
teoría de Darwin sobre la lucha por la existencia y la selección
natural en el mundo animal, tratando de probar la inevitabilidad de la
lucha por la existencia en la sociedad humana, y la “imposibilidad”
del socialismo. Lenin, al desenmascarar a semejante clase de
sociólogos, escribía que éstos se dedican a deslizar “bajo el concepto
de sociedad… las ideas burguesas del mercader inglés”.

Diccionario filosófico abreviado · 1959:476

Herbert Spencer (1820-1903)

Filósofo y sociólogo inglés reaccionario. En filosofía, idealista de
tendencia positivista, próximo a Comte (ver). Agnóstico militante,
afirmaba la imposibilidad de conocer la esencia de las cosas. En
sociología, Spencer es conocido como uno de los fundadores de lo que
se llama la teoría orgánica de la sociedad (ver): la sociedad humana,
semejante a un organismo animal, estaría sometida a las leyes
biológicas en virtud de las cuales, las relaciones entre las clases
bajo el capitalismo, revestirían un carácter “natural” y “eterno”. La
propiedad privada capitalista de los medios de producción tendría
igualmente un carácter “natural”. Esta asimilación a la biología de
los fenómenos sociales, condujo a Spencer a la afirmación racista,
reaccionaria, de que existen pueblos biológicamente superiores e
inferiores, que los anglosajones son superiores a los otros pueblos.
Spencer es uno de los partidarios de la teoría mecanicista,
anticientífica, del “equilibrio”. Aplicando esta teoría al análisis
de la sociedad capitalista, afirma que el capitalismo está exento de
contradicciones internas y constituye el régimen más perfeccionado y
“armonioso”. Según él, la lucha de clases sostenida por el
proletariado contra la burguesía sería una “violación del equilibrio”,
de modo que se alzaba contra el movimiento huelguístico en Inglaterra.
Las concepciones reaccionarias de Spencer en filosofía y en
sociología, hicieron de él uno de los ideólogos más en boga de la
burguesía inglesa. Todavía hoy, los sociólogos y políticos de esa
clase invocan la “autoridad” de Spencer. El sociólogo norteamericano
Bernard, llama a Spencer “precursor de la sociología norteamericana” y
aprueba calurosamente su teoría del “equilibrio”. Los clásicos del
marxismo-leninismo han hecho una crítica a fondo del agnosticismo, de
la teoría orgánica y de las otras tesis de Spencer. En El Estado y la
revolución (ver), Lenin denuncia a Spencer como un pseudosabio cuyas
obras, al igual que las de Mijailovski (ver), constituyen un vivero de
miserables ideas reaccionarias para los filisteos de Rusia y de Europa
occidental.

Diccionario filosófico · 1965:438

Herbert Spencer (1820-1903)

Sociólogo y psicólogo inglés, uno de los fundadores del positivismo,
representante ideológico de la burguesía liberal en vísperas de la
época imperialista. Las concepciones filosóficas de Spencer se
formaron bajo la influencia de Hume, Kant y Mill. En su sistema,
ocupaba un importante lugar la doctrina de “lo incognoscible”.
Cualquier concepto científico, según Spencer, es contradictorio y, por
tanto, inaccesible. Spencer veía otra prueba de la incapacidad de la
ciencia para penetrar en la esencia de las cosas, en el hecho de que
aquélla se basaba únicamente en la limitada experiencia del individuo,
es decir, en un fundamento falso. “Lo incognoscible” figura asimismo
como cimiento de la religión, y ello le servía a Spencer para afirmar
que ciencia y religión están próximas entre sí. En Spencer, los
principios idealistas subjetivos y el agnosticismo se combinaban con
elementos de idealismo objetivo (reconocimiento de la “realidad
absoluta” como fuente de las sensaciones e impresiones humanas) y con
la interpretación espontáneamente materialista de los problemas de las
ciencias particulares. Dicha interpretación fue aplicada sobre todo
en la teoría spenceriana de la evolución. Spencer hizo extensiva la
idea evolucionista –partiendo de los seres vivos– a todos los objetos
y fenómenos. Sin embargo, concebía la evolución con un criterio
mecanicista, como redistribución de la substancia y del movimiento en
el mundo, con lo cual borraba todo límite entre las distintas esferas
del mundo material. Fundó sobre su idea evolucionista sus
concepciones sociológicas, la denominada teoría orgánica de la
sociedad, cuyo rasgo esencial estriba en el intento anticientífico y
reaccionario de analizar la vida social en términos biológicos.
Spencer fue un enemigo decidido del socialismo. Obra fundamental:
Sistema de filosofía sintética (1882-96).

Diccionario de filosofía · 1984:408-409

Herbert Spencer (1820-1903)

Filósofo y sociólogo inglés, uno de los progenitores del positivismo y
portavoz de la ideología de la burguesía liberal en el umbral de la
época del imperialismo. Las concepciones filosóficas de Spencer se
formaron bajo la influencia de Hume, Kant y Mill. Un considerable
lugar en el sistema spenceriano corresponde a la doctrina de lo
“incognoscible”. Según Spencer, todo concepto científico es
contradictorio y, por eso, inaccesible. Spencer veía otra
demostración de la incapacidad de la ciencia de penetrar en la esencia
de las cosas en el hecho de que esta última se asienta sólo en la
experiencia limitada del individuo, es decir, tiene una base falsa.
Afirmaba que la ciencia y la religión son afines, porque esta última
también arranca del reconocimiento de lo “incognoscible”. En la
doctrina de Spencer, las tesis idealistas subjetivas y el agnosticismo
están engranados con elementos de idealismo objetivo (reconocimiento
de la “realidad absoluta” como fuente de las sensaciones e impresiones
del hombre) y con la interpretación materialista espontánea de los
problemas de las ciencias particulares. Dicha interpretación se
manifestó con mayor relevancia en la doctrina spenceriana de la
evolución. Spencer extendió la idea de la evolución de los seres
vivos a todos los objetos y fenómenos, comprendiéndola de manera
mecanicista, como redistribución de la sustancia y el movimiento en el
mundo, y obviando los límites entre las distintas esferas del mundo
material. La concepción spenceriana de la evolución fue puesta en la
base de sus opiniones sociológicas: la denominada teoría orgánica de
la sociedad, cuyo rasgo específico es el intento acientífico y
reaccionario de analizar la vida social valiéndose de términos de la
biología. Spencer fue adversario irreconciliable del socialismo. Su
obra fundamental es Sistema de filosofía sintética (1862-96).

Comparte este artículo