Con Hitler contra Moscú

Los ultrarreaccionarios de Polonia tienen una antigua quimera.

Desde el fin de la Guerra Fría, con la caída del Bloque del Este y ante un resurgimiento de Rusia como potencia, especialmente en la última década, Occidente y la OTAN lanzan furibundos ataques en la frontera oriental de la Unión Europea. En este artículo de 2015, el Dr. Majorow, especialista en Historia contemporánea polaca, reflexiona sobre la hostilidad de ese país a cualquier recuerdo que rememore el Pacto de Varsovia:

Dr. Bernhard Majorow.

El anticomunismo, antisovietismo y la rusofobia florecen asombrosamente en la Polonia actual. Al parecer, no basta con negar la Polonia popular y la URSS y glorificar ahistóricamente a la Polonia burguesa de entreguerras. Una vez asumido esto, surgen nuevas imágenes de la historia que se ubican en lo puramente especulativo. No obstante, no deben descartarse a la ligera porque revelan un claro impulso político y despiertan un vivo interés en determinados círculos. El elemento especulativo siempre ha formado parte de la historiografía burguesa en Polonia.

Las hipótesis de Piotr Zychowicz en su bestseller de 2012 «El Pacto Ribbentrop-Beck o cómo los polacos del lado del Tercer Reich podrían haber derrotado a la Unión Soviética» —el libro se acerca a una circulación de millones de ejemplares— es de una naturaleza particularmente infame.

El autor, relativamente joven, ataca abiertamente el consenso nacional sobre la Segunda Guerra Mundial. Retrata a las víctimas y la lucha de resistencia de los polacos como una consecuencia desencadenada por un error fatal en el último gobierno de preguerra se tratase y, por tanto, pudo evitarse. El autor va mucho más allá al describir una alianza con los fascistas hitlerianos contra la URSS como una alternativa real. Entonces Varsovia podría haber puesto las divisiones perdidas de Hitler antes que Moscú. En este caso, Polonia no solo habría retenido sus territorios orientales, sino que también se habría expandido gracias a la anexión de Ucrania. Tras un hipotético aplastamiento de la Unión Soviética —a los ojos de Zychowicz, el mayor logro histórico concebible en la historia de Polonia— Varsovia sólo habría tenido que esperar el avance de las potencias occidentales para luego volver las armas bielorrusas contra Alemania. Los territorios del Vístula y el Bug Occidental —cual fantasía febril— finalmente habrían salido victoriosas de la guerra en el oeste con su consiguiente expansión. Todo ello, según las ideas de Zychowicz, habría dado lugar a una gran potencia polaca cuyo territorio se extendería desde el Oder hasta el Dineper y desde la antigua Königsberg casi hasta el Mar Negro.

Dicho sea de paso, este sueño chovinista de una Gran Polonia coincide con ciertos deseos de la mayoría de los ciudadanos del país desde la caída del Imperio Polaco en el siglo XVIII, y que aún hoy sigue pescando en río revuelto. Porque, además de las regiones occidentales, en el siglo XVII, Polonia tuvo un territorio similar.

Por el contrario, los políticos burgueses de pensamiento más realista —incluído el mariscal Józef Piłsudski— analizaron las razones de la caída del tiempo con más o menos sobriedad y llegando a diferentes conclusiones. Polonia, formada en 1918, renunció a tales deseos imperiales en 1921, a pesar de que el estado soviético de entonces era mucho más débil que la Rusia de Putin hoy.

La visión de Zychowicz de un gran poder se basa en hechos poco conocidos —y en gran parte ignorados por la erudición histórica— de un intento real, por parte de los fascistas alemanes, de persuadir a Polonia para que marchase hacia el este junto al III Reich. Según las especulaciones del Estado Mayor de la Wehrmacht, con las divisiones polacas modernizadas por los nazis, no sólo Moscú, sino un territorio mucho mayor podría haber sido conquistado.

El autor del best-seller olvida que la mayoría de polacos estaban en contra de «los alemanes» y que la Democracia Nacional —pronunciadamente anti-alemana— era el partido de oposición más grande del país. El gobierno y sectores del alto clero no podrían haber hecho nada contra su voluntad, la de la izquierda y el movimiento campesino. Una segunda guerra contra los «rusos» —Polonia ganó la primera veinte años antes con un gran esfuerzo y sacrificio— habría sido extremadamente impopular. Además, la mayoría de los ucranianos y bielorrusos en el este de Polonia no sólo se negaron a hacerlo, sino que también comenzaron una guerra partidista, como a principios de la década de 1920. La posibilidad de una rápida modernización del ejército polaco con la ayuda de la Wehrmacht alemana no deja de ser una ilusión. Las tropas mal equipadas, como los agresores alemanes, quedaron atrapadas bajo el fuego del Ejército Rojo en el barro y el hielo.

La supuesta protección de los judíos que vivían en Polonia por parte de los alemanes habría sido un completo error de cálculo. Zychowicz suprime el antisemitismo latente y, a veces, incluso rabioso que condujo a una serie de pogromos en la Polonia de entreguerras. Incluso después de la liberación, los «luchadores por la independencia» de derecha mataron a unos 2.000 judíos supervivientes. Además, la «solución final a la cuestión judía» era tan importante para los fascistas de Hitler que si Varsovia se hubiera negado, habrían establecido inmediatamente un gobierno que fuera conveniente para ellos, al iguql que ocurrió en Hungría en 1944.

Zychowicz afirma que las pérdidas polacas habrían sido mucho menores en caso de pacto con la Alemania de Hitler. Aquí, también, debe haberse equivocado. Las bajas en el frente soviético y en la lucha contra los partisanos del este de Polonia, Bielorrusia, Ucrania y Rusia, así como en el caso de un cambio de bando mediante la aniquilación de los polacos antifascistas y una «política de tierra quemada» seguramente habrían sido mucho mayores.

Zychowicz sigue lo que se conoce como tendencia «pro-alemana» a simpatizar con las fuerzas reaccionarias en la RFA. Los polacos blancos se presentan ante Occidente como punta de lanza anti-rusa, apoyándose aún más en la Unión Europea, en la que Berlín ocupa el primer lugar y su ex primer ministro Donald Tusk juega ahora un papel decisivo.

«Mit Hitler gegen Moskau», Dr. Bernhard Majorow. Originalmente publicado en Rotfuchs, Junio de 2015.

Traducción: Rote Meinung.

Autor

Comparte este artículo

One thought on “Con Hitler contra Moscú

Los comentarios están cerrados.