Los pueblos, víctimas de la geopolítica capitalista del Norte de África

Sea tanto en Ceuta y Melilla como en el Sáhara o Marruecos se ven afectados por la “geografía del capitalismo” en una región estratégica que expresa variadas contradicciones de poderes e intereses.

El interés en las riquezas minerales del Sáhara Occidental (unidas a las de sus caladeros de pesca) permitió explicar en gran medida por qué Franco retrasó todo lo posible la descolonización que demandaban las Naciones Unidas en los sesenta del siglo pasado. Se explican así las ambiciones de Rabat, aunque también desempeñan un papel esencial los sueños imperialistas de un estado que acababa de deshacerse del protectorado francés y que se veía a sí mismo como el justo heredero del Gran Marruecos, espacio que habían ocupado dinastías islámicas siglos atrás y que incluía porciones de Argelia y Malí y la totalidad de Mauritania, Ceuta, Melilla y el Sáhara Occidental.

Marruecos aprovechó la crisis política desatada en España por la agonía de Franco para apoderarse del Sáhara Occidental. En octubre de 1975 la Corte Internacional de La Haya falló a favor de la autodeterminación del Sáhara, lo que decidió a Hassan II a abandonar la vía diplomática por una estrategia de tensión creciente con España. Organizó una gran marcha de civiles, la Marcha Verde, para que efectuasen una invasión simbólica del territorio. España demostró una clara debilidad durante la crisis, y tras la penetración de la marcha firmó los Acuerdos de Madrid, por los que cedía el territorio de la hasta entonces su colonia.

A pesar de que España sigue siendo legalmente la potencia administradora, el Estado español continúa favoreciendo la ocupación marroquí. Desde entonces los sucesivos gobiernos españoles (sin importar su color político) siguen mirando hacia otro lado. Siguen cediendo a los chantajes del régimen marroquí y eludiendo su responsabilidad legal, política y ética para con el Sáhara Occidental. Y no solo lo hace con su silencio y su olvido histórico de la que una vez fuera su «provincia 53», sino que permite y colabora (directa e indirectamente) en la violación de los derechos humanos de la población de este territorio. Un amplio número de antiguos altos cargos públicos y de empresas españolas contribuyen y se benefician del expolio y de la explotación de los recursos naturales de esta región, en detrimento de la salud física y mental del pueblo saharaui, tal y como muestran múltiples evidencias. Los intereses comerciales, políticos y migratorios entre España y Marruecos son ciertamente numerosos, pero no hay que olvidar que estos intereses no solo se encuentran manchados de sangre, sino que violan de forma sistemática y reiterada la legalidad internacional.

Todavía hoy la población saharaui lucha por su independencia frente a una ocupación marroquí plagada de violaciones de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. En ese contexto, Mohamed VI aplica la metodología de la satrapía alauita lanzando a más de 8.000 personas a jugarse la vida en las costas ceutíes tras cruzar el espigón de la playa del Tarajal como consecuencia relacionada, según alguna fuente de la diplomacia marroquí, con la decisión de España de prestar atención médica al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. 

La Asamblea General de Naciones Unidas emitió la resolución No. 3437 de noviembre de 1979 en la que considera a Marruecos como una potencia ocupante y reconoce igualmente al Frente Polisario como legitimo representante del pueblo saharaui, afirmando el derecho inalienable del pueblo saharaui a la autodeterminación y a la independencia, consideración que daba continuidad en el derecho internacional, a la negativa de reconocer a Marruecos vínculo soberano alguno sobre el territorio saharaui, muy en sintonía a lo establecido en el dictamen No. 107 dado por el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya en octubre de 1975 , el cual rezaba: “los elementos examinados hasta ahora no establecen ningún vínculo de soberanía territorial entre Marruecos y el Sahara Occidental. Dichos elementos no muestran que Marruecos haya ejercido una actividad estatal efectiva y exclusiva en el Sahara Occidental” (Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, 1975).

Polisario. Fuente Cadena SER
Polisario. Fuente Cadena SER

En estos momentos, nada más actual que apoyar activamente la Marcha por la libertad del Pueblo Saharaui que como se dice en su Manifiesto: “El Sáhara Occidental, antigua provincia española, lleva más de 45 años entre el exilio, la represión y ocupación, sin que se le haya dado una solución de conformidad con el Derecho Internacional. España, como potencia administradora, tiene la obligación, no solo de proteger a sus ciudadanos, sino de facilitar el desarrollo de un referéndum de autodeterminación para que el territorio deje de ser la última Colonia de África.”

La Marcha por la libertad del Pueblo Saharaui se inició en Cádiz el 20 de mayo y confluirá en Madrid el 19 de junio con la participación de distintas columnas que irán saliendo desde Canarias, Baleares, Galicia, Cantabria, Navarra, La Rioja, Cataluña, Extremadura, Castilla y León, Castilla La Mancha, y Comunidad Valenciana. Durante el mes que dura la marcha se celebrarán distintas actividades a lo largo y ancho del país para poner en valor el compromiso de la sociedad civil con la justa y noble causa del pueblo saharaui que pasa por el rechazo frontal al inaceptable comportamiento del Gobierno de España ante los preocupantes acontecimientos que vive.

Marcha por la Libertad llegando a Rota
Marcha por la Libertad llegando a Rota

El Estado español no puede continuar cediendo ante los chantajes de Marruecos, cuyo último episodio se ha dado en Ceuta, la ciudadanía española debe exigirle a sus gobernantes que como potencia administradora pongan fin a la ocupación ilegal e inhumana del Sáhara Occidental.

Autor: Grândola

Autor

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *