Las contradicciones de la dirección de SUMAR

Lo que no dicen es que se nieguen en redondo a que se inviertan 1.100 millones de euros en armas y a que se envíen a Ucrania o a cualquier otra parte del mundo alineado con el imperialismo, en detrimento de necesidades sociales tan perentorias como la sanidad o la educación pública, entre otras.

Estas/os de la dirección de Sumar con Yolanda Díaz a la cabeza nos toman por ignorantes despistados. En abril aprueban, con su participación y asentimiento en Consejo de ministros y ministras, la compra de armas por valor de 1.100 millones de euros y ahora -después del anuncio del presidente Sánchez ordenando remitir estas armas a Ucrania-   para intentar tapar semejante pufo, nos vienen diciendo “que estas decisiones no se pueden tomar así” que hay “falta de transparencia” y que “hay que llevarlo antes al Congreso”.

Pero lo que no dicen ni hacen es negarse en redondo a que se inviertan 1.100 millones de euros en armas y a que se envíen a Ucrania o a cualquier otra parte del mundo alineado con el imperialismo, en detrimento de necesidades sociales tan perentorias como la sanidad o la educación pública, entre otras. Tampoco han manifestado contrariedad con el texto del “Acuerdo de cooperación en materia de seguridad entre España y Ucrania” que recoge una peligrosa e implícita declaración de guerra de España contra Rusia. Asimismo no se les ha oído decir que, en todo caso, esta importante aportación económica fuera destinada exclusivamente a ayuda humanitaria al pueblo ucraniano y al gazatí para garantizar el acceso a servicios básicos como sanidad, alimentación, generadores de electricidad, ambulancias, medicinas, etc., unido a una declaración en favor del alto el fuego y de una apertura de negociaciones entre las partes implicadas para lograr acuerdos justos y razonables que ponga término a guerras que amenazan, en un caso, extenderse por toda Europa, y en el otro convertirse en regional, incluso adquirir la dimensión de una guerra mundial con el inmenso peligro del uso de armamento nuclear.

Son de una impudicia que asusta, pretendiendo enmascarar su falta de principios y coherencia, que dañan las expectativas de muchos de sus votantes, recurriendo a un aspecto procedimental, como la consulta al Congreso de los Diputados, donde saben que, con el apoyo del PP, de VOX y quien dice que no de Sumar, el gasto y el envío de armas al régimen de Zelenski saldría adelante. 

Lo lamentable, a estas alturas de la película, es que esta falta de coherencia y de principios de quienes ocupan puestos de responsabilidad en Sumar acabe contaminando a buena parte de la militancia de base de fuerzas políticas con una incontestable tradición en la lucha por la paz y contra los bloques militares como han sido, hasta ahora y esperamos que sigan siendo, el PCE e IU, atrapad@s en la actualidad por las posiciones reformistas de sus cúpulas.

El avance de la derecha/ultraderecha no se apoya, nos tememos, en sus propios méritos, que no los tiene, sino en la desideologización, en la liquidación de principios y en la desubicación de los intereses de clase que desde la progresía pequeño burguesa y de importantes sectores de la socialdemocracia pretenden imponer a la clase trabajadora y a las capas populares colocándolas a remolque de los intereses del gran capital y del imperialismo con actuaciones como la reseñada. No se merecen nuestro voto si va a servir para echar más leña al fuego que arde en el este de la mismísima Europa.

Como comenta José Luis Gordillo, con respecto a la actitud de Sumar, «la citada donación de armas, más allá de sus protestas por la forma en que se ha tomado la decisión,  es también coherente con lo dicho y hecho por Sumar hasta hoy… refleja … las divisiones, los equilibrios internos y los titubeos de sus dirigentes y militantes. Pero una fuerza política que es incapaz de defender una sola posición en un asunto de tanta trascendencia es una fuerza política inoperante… los belicistas que afirman ser también amantes de la paz piensan eso porque han leído muy poca historia».

Es imprescindible desenmascarar este tipo de comportamientos con los que se pretende ocultar la voluntad, la complicidad y la subordinación política belicista de la dirección de Sumar y de apoyo militar a Zelenski, siempre que esta denuncia pública vaya inseparablemente unida a un trabajo diario en favor de la construcción de un fuerte y extenso movimiento en favor de la paz, dentro y fuera de las instituciones, que intente parar la guerra en Europa y en todo el mundo, para que la solución de los conflictos internacionales se encaucen por la vía de la negociación y el respeto a las normas básicas del derecho internacional.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *