Más de gatopardismo en la destitución de Cayetana

La destitución de Álvarez de Toledo es puro tacticismo. Una sustitución de ultra-neoliberales por neoliberales ultras adaptados al barómetro electoral.

Cayetana se enoja cuando la describen, también en su partido —como verso libre dentro del PP— y tiene razón, no es ningún verso libre, no es ni de lejos librepensadora que reivindica la creación en política, no crea ni ha creado nada nuevo en la derecha, tan sólo traslada a la política de nuestro país las ideas y los métodos propagandísticos de los lideres ideológicos actuales de las derechas más salvajes. Desde los laboratorios de ideas americanos se exporta al mundo los postulados más radicales de una derecha de siempre que ve que pierde el paso a marchas forzadas en el contexto internacional, que ven que su globalización neoliberal tiene poca vida ya y pierde por todos sus costuras millones de adeptos. El último intento ante el desastre es para esa derecha replegarse en nacionalismo fascistas, insultar, perseguir y despreciar a las víctimas de su sistema y situarse a diario en los medios de información con sus exabruptos, barbaridades, mentiras y manipulaciones, todo lo que sea necesario para situar su circo en la opinión pública demasiado habituada a las abrumadoras simplezas con las que se hacen oír. La Derecha Alternativa americana (AltRight le llaman allí) de los Trump, Bolsonaro, Añez suministran la supuesta originalidad reaccionaria de esa ¿nueva? derecha asalvajada a nuestros Santi Abascal, Rocio Monasterio, Albert Ribera antes, y aprendiendo de ellos Pablo Casado del que ahora parece avergonzado por puro tacticismo cuando ve los barómetros electorales nada risueños para el PP.

No, Cayetana no es ningún verso libre, su discurso nos golpea los oídos y los valores humanos pero para nada la hoy destituida inventa la pólvora en el discurso de la derecha salvaje. Ella reivindica la libertad en las ideas políticas, no nos engañemos, la libertad que reivindica es totalmente individualista, poco o nada le interesa la libertad para todas y todos y menos la igualdad, que como a toda la derecha le produce sarpullidos.

Sin embargo esta acción de destitución de Cayetana como portavoz parlamentaria del PP no nos produce sorpresa, el objetivo del PP sigue siendo el mismo, hacer caer al gobierno de coalición lo antes posible, seguir con la agitación evitando en lo posible el exabrupto, para eso ha movido Casado a la marquesa de la casa fuerte y la ha sustituido por las caras amables del lobo personificado en Ana Pastor, Cuca Gamarra y el actual alcalde de Madrid Almeida. Es puro gatopardismo, cambiar algo que no funciona, que se asimila mucho a los brutos de Vox, para que nada cambie, y menos que al propietario de la silla presidencial del PP le venga alguien con más tirón electoral que él pero aparentemente más postmoderno. Y es que a poco que observemos nos podemos dar cuenta que aunque la mona se vista de seda mona se queda. Adiós Cayetana, por fin has alcanzado el ideal de la asociación que representas, todos libres de ti, todos iguales en la bancada anónima del PP en el Congreso, acéptalo, es la hora de la estrategia gatopardista para con bonitas palabras coger aliento para seguir machacando al pueblo trabajador.

Signo Rojo

Autor

Comparte este artículo