¿Quién gana con el «error» en la votación de la Reforma Laboral?

¿Y si no fuese un error? Ese supuesto error es una maniobra, arriesgada sin duda, un trampantojo que supuestamente beneficia al gobierno pero que realmente denota su extrema debilidad.

A nadie debería sorprender que la Reforma Laboral de Díaz no incomode, por su contenido, a la derecha. Si el hecho de que la patronal diera su bendición no fuese suficientemente elocuente, solo hay que ver las alianzas de la coalición de gobierno para sacar adelante el trámite legislativo. 

Tampoco sorprende que tanto PP, UPN o VOX -que seguramente tampoco modificarían una sola coma del acuerdo tripartito- voten en contra. No por estar en desacuerdo con el contenido pues a ellos los trabajadores no les han importado nunca, sino por hacer una enmienda a la totalidad al mismo gobierno. 

Lo sorprendente es la pirueta. Resulta que los dos diputados del partido neofalangista UPN rompen el mandato de su organización para votar en contra y tumbar la reforma. Aparentemente el PP sacaría rédito de todo esto pues también estaba en el no, pero… ¿No habría una manera más rentable para ellos de salir del lance? Es evidente que sí. 

Ahora viene el circo mediático. De un lado la progresía neopija de UP hará gala de su superioridad moral diciendo que en el PP son poco más que idiotas por equivocarse garrafalmente. Del otro, la reacción neofascista seguirá con su cantinela de gobierno ilegítimo, instituciones ilegítimas, pucherazo y demás manifestaciones de la necesidad de «orden y disciplina», la que imponen ellos, claro. 

Ilustración de Fernando Francisco Serrano

¿Quién gana y quién pierde en todo esto? 

Pues resulta que los defensores del no, los supuestos perdedores de hoy, han ganado. Acaban de abrir un altavoz mediático que resonará profundamente durante semanas e incluso meses, sembrando la duda sobre la legitimidad del gobierno y la propia institución. 

El que sale escaldado es el gobierno. Ha quedado claro que el pacto de investidura ha saltado por los aires, los partidos de izquierda nacionalista han dicho que no pasan por el chantaje de la patronal. El gobierno, lejos de plantarse y enfrentarse a los empresarios y tomar posturas más audaces y beneficiosas para la clase trabajadora, ha preferido buscar aliados extraños -de derecha y extrema derecha, todo sea dicho- y hacer una pirueta de difícil encaje tanto aritmético como ideológico. Yolanda Díaz ha sufrido prácticamente todo el desgaste, el resto de ministerios de UP ni está ni se le espera, Calviño saca pecho y Sánchez lo celebra.

La debilidad mostrada por la coalición puede ser una herida mortal para este gobierno. Pero la carambola aún es mayor, pues no afectará igual a sus partes. Mientras UP se diluye, se disuelve, pierde relevancia y desaparece, el Presidente del Gobierno sale reforzado sin apenas desgaste. 

Los grandes retos requieren de posiciones tomadas con una fuerte convicción. Durante las últimas semanas cada cual ha tomado posiciones y sin duda estas tendrán sus consecuencias.

Rote Meinung

Autor

Comparte este artículo

One thought on “¿Quién gana con el «error» en la votación de la Reforma Laboral?

  • 6 de febrero de 2022 en 14:42
    Permalink

    Estoy en esa línea,es una obra de teatro con 3,4,actores, no se olvide que el PP sale limpio y haciendo piña con sus amigos de Voz,para un futuro ,al PP le rompió en su línea del no que CEOE dijera si a la reforma,y está no se iba a estar callada ,hay mucho dinero en juego,más complicaciones cuando los socios dijeron que no apoyaban ,por qué ya no estaba clara que saliera la reforma,la solución que les pedían sus amigos era la abstención,pero quedarían fatal,al final se solucionó con el fallo muy muy providencial,es mi opinión

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *