Quino Sagaseta: ¡Seguimos en combate!

Quino Sagaseta

Quino Sagaseta

Se nos fue Quino Sagaseta, comunista: una vida al servicio de la clase trabajadora.

Conocí a Quino en 1974 cuando una parte de la militancia comunista además de vérselas con la dictadura franquista, que lo detuvo varias veces llegando a ingresar en prisión en dos ocasiones, tenía que confrontar las actitudes y posiciones oportunistas del grupo de la dirección del PCE encabezado por Santiago Carrillo. Dicha confrontación desembocó en diversas experiencias organizativas que en lo que se refiere a nosotros tomó forma, a partir de finales del año 1974, en las llamadas células del PCE. Desde entonces, y hasta el año 2016 en que sufrió el primer ictus, pasando por múltiples vicisitudes políticas, nuestra relación fue la de dos militantes comunistas aunque en islas distintas permanentemente conectados, con discrepancias de menor calado y siempre  abordadas de modo camaraderil.

Quino sobresalía por su extraordinaria aportación analítica y de referencias ideológicas en un colectivo estatal de comunistas de la talla de José Satué, Fernando Sagaseta y unos cuantos “pesos pesados” más. En Canarias, con una capacidad de trabajo enorme sacó adelante diversas publicaciones. La primera, como órgano de discusión de comunistas, fue Publicidad Partidaria con 25 números desde finales de 1974 hasta noviembre de 1979. Luego tomó el relevo el Tribuna Comunista que con una mayor proyección, no solo hacia comunistas y para la lucha ideológica que sintetizaba en su cabecera con la frase “Por el reagrupamiento de los comunistas canarios sobre la base del marxismo-leninismo”, intervenía como se decía en el editorial del número 0 de 1978 “en la defensa de los intereses cotidianos de las capas populares, así como de los derechos nacionales del pueblo canario vinculando la lucha diaria contra la explotación social y la opresión nacional con el grandioso objetivo de la conquista de la sociedad sin clases, del socialismo y del comunismo”.

Cartel de células del PCE
Cartel de células del PCE
Cabecera de Publicidad Partidaria nº 24
Cabecera de Publicidad Partidaria nº 24

Se editaba el Tribuna Comunista bajo el paraguas de la Escuela Popular 15 de Noviembre y su número 1 no salió hasta octubre de 1979 pero a partir de ahí mantuvo una muy sólida continuidad de 42 números, con varios extraordinarios, llegando hasta diciembre de 1984. La Escuela Popular 15 de noviembre estaba centralizada en Las Palmas de Gran Canaria, físicamente en una vieja casa del barrio obrero de San José y a ella acudíamos incluso desde otras islas para charlas y seminarios. Funcionaba al amparo legal de la Asociación 15 de Noviembre que permitía también la edición legal del Tribuna Comunista.

Por otro lado, lo que antes denominé “vicisitudes políticas” condensa una larga relación de intervenciones políticas y sociales de las células del PCE o, como se popularizó, de las células comunistas, especialmente en ebullición en Gran Canaria durante la Transición con el llamado Comité de luchas populares, que dio paso a Pueblo Canario Unido constituido más tarde en Tenerife y luego a Unión del Pueblo Canario ya de simultáneo desarrollo fundamentalmente en las dos islas capitalinas. En sus órganos de dirección participábamos también Quino y yo, como lo hicimos posteriormente en el CC del PCPE desde 1984 hasta el año 1987.

Portada de Tribuna Comunista nº extraordinario
Portada de Tribuna Comunista nº extraordinario

Luego vino la reconstrucción de la Izquierda Unida en Canarias tras el proceso liquidador del conjunto de la izquierda impulsado por José Carlos Mauricio y también el permanente intento de avanzar hacia un frente amplio de la izquierda social y política cristalizado en el continuo temporal en diversas experiencias que buscaban la acumulación y el salto cualitativo hacia la organización capaz de llevar adelante el programa de la clase trabajadora y las capas populares en Canarias y en el conjunto del Estado. Todo ello en paralelo al también permanente intento del encuentro y reconstrucción comunista en el imprescindible Partido Comunista.

Otro capítulo que fue también un orgullo compartir consistió en la firma conjunta de unos cuantos artículos en prensa que siempre elaboraba él, si acaso con alguna pequeña aportación mía. Recuerdo especialmente un amplio trabajo que tituló “La Revolución Usurpada” que salió a doble página en el diario La Provincia y que luego se empeñó en que añadiera mi firma para enviarlo a la digital Rebelión que lo publicó en 2004. Este trabajo lo tuvo en continua reelaboración y actualización publicándolo como libro en 2009 con el título “De grupo social a clase dominante (La Revolución Usurpada)” que también continuaba ampliando tras dicha publicación. El tema no merecía menos, el drama histórico sufrido por el pueblo soviético con el derrumbe de la URSS por el concurso de factores externos y de una honda descomposición del régimen siendo el factor decisivo lo que ha venido a denominarse degeneración burocrática.

"De grupo social a clase dominante. La revolución usurpada". Editorial Idea
«De grupo social a clase dominante. La revolución usurpada». Editorial Idea

Desarrollaba, además de una incesante elaboración personal, una auténtica catarata de propuestas para que desde distintos ámbitos se articularan iniciativas diversas, ya fueran del campo jurídico como la Asociación Justicia y Sociedad, sobre la Reforma de la Ley Electoral Canaria, sobre los derechos laborales desde el colectivo de Abogados Laboralistas, etc.

Nuestra última singladura conjunta se planteó en otro intento organizativo, el que quisimos que fuera Podemos, participando ambos en su primer Consejo Autonómico a partir de febrero de 2015 del que yo dimití en febrero de 2016 por profundas discrepancias con la marcha del proyecto. Recuerdo que Quino también tenía reservas y posiblemente con mi dimisión estaba forzando el debate, pero ya no pudimos avanzar en él porque el ictus que sufrió ese año lo impidió.

Sin embargo, a pesar de las secuelas y gracias a la labor de su hijo, Quino no ha permanecido ajeno a los cambios que se han sucedido en el espacio comunista en los últimos años. Militantes de la época de las células del PCE y de aquellas luchas, junto con los de la generación posterior, han plantado batalla contra el oportunismo en el seno del PCE. En el XX Congreso logran incorporar en sus Estatutos y en el Programa de la organización los principios del marxismo-leninismo, aunque aún se precisa un análisis profundo de la historia del PCE y la incidencia del oportunismo en toda su trayectoria política. Ante todo ello Quino, según insiste su hijo, ha manifestado su apoyo, así como  al surgimiento de la publicación digital Hojas de Debate y a sus contenidos.

Por eso, sus camaradas podemos decir: camarada Quino ¡seguimos en combate!

Arturo Borges Álamo

Comparte este artículo

3 Comments

  1. Que buenisimo y oportuno este artículo Arturo.
    Es nuestra Historia política reciente.
    Y yo pregunto:¿y como tenía Quino tiempo de preparar los juicios, defenderlos, pasar consulta en el despacho, leer sin descanso, ver cine en la medianoche, ir a comer caracoles al sur, montar a su querido Zafiro por Marzagán, compartir con los amigos y familia….? Y todo a mano, sin un teléfono movil, sin un ordenador… es que no me lo explico. Se fundió. Porque lo suyo no fue un combate, Arturo, sino una batalla de Stalingrado permanente.
    Es como si la tierra se nos abriera de repente y nos mostrara la dimensión épica de su hazaña vital, su siembra generosa, multifacética e inequivoca, que deja a uno sin palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hojas de Debate le informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando este formulario serán tratados por Asoc. Cultura y Análisis para la Transformación Social, como responsable de esta web.

La finalidad del tratamiento es la moderación de los comentarios.

Los datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal.

Los datos que nos facilita estarán ubicados un servidor situado en España, garantizando unos niveles de seguridad adecuados.

Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos según se indica en nuestra política de privacidad.