Alberto Garzón y las bases militares de Estados Unidos en España

La deriva ideológica de la que están dando muestras los miembros del PCE que están en el gobierno, parece no tener fin.

¿Alberto Garzón dijo lo de las bases porque es ministro o es ministro porque dice cosas como lo de las bases?

Alberto Garzón aseguró en una entrevista televisiva sobre las bases americanas, que: «Lo primero que tenemos que decir, y lo digo como andaluz, es que toda la región, toda la zona, está muy a expensas de lo que significa la base y, desde el punto de vista laboral ahí hay una gran cantidad de empleos y esto es lo primero que se tiene que preservar».

Uno de los eslóganes más representativos de la historia del PCE y por ende de la de Izquierda Unida, coreada en manifestaciones y marchas durante décadas, es el de «OTAN No, Bases Fuera«. Era reconocible en cualquier manifestación, ya que fue la demanda fundamental que dio origen a la creación de Izquierda Unida tras el referéndum de la OTAN, junto a otras como la defensa de la República, la lucha por el feminismo y el apoyo inequívoco a las demandas obreras. Pero para el ministro que dijo que la dictadura del proletariado de la que hablaba Marx, se podía equiparar ahora con la democracia burguesa actual porque es el gobierno de la mayoría, parece que se le ha olvidado (o no) la importancia histórica que en el seno de la coalición que dirige y del partido al que pertenece, tiene la lucha contra las bases imperialistas que los Estados Unidos mantienen en nuestro país.

Tanto han dolido estas declaraciones, que Felipe Alcaraz antiguo Secretario General del PCA y más tarde Presidente del PCE le ha dado un toque de atención público en redes, de una manera escueta, pero contundente: «Recordatorio para @agarzon: OTAN no, bases fuera».

Pero el argumento de la utilidad como generadoras de empleo de las bases americanas en suelo andaluz, no es nuevo ni exclusivo de Garzón, hace unos años Teresa Rodríguez (líder de Adelante Andalucía y secretaria general de PODEMOS hasta hace unos meses) en una entrevista como candidata a presidir la Junta de Andalucía, lamentaba «que España no reclame a los EEUU que cree más empleo nacional en las bases de Rota y Morón en compensación a los ruidos que genera y del cáncer que provoca». Y es que parece ser, que para los que llamaban casta a todos los que no eran ellos y los que decían que no era lucha de clases, sino los de abajo contra los de arriba, las bases yanquis si crean empleo no son malas, independientemente del uso que las administración americana haga de ellas (por ejemplo arrasar Libia con el visto bueno y la colaboración de un gobierno socialista y la participación del ex JEMAD Julio Rodríguez, ahora asesor de Pablo Iglesias). Y se dice eso, sobre unas bases que cuentan con miles de soldados norteamericanos desde dónde se controla todo el mediterráneo y el norte de África, tanto es así, que el Pentágono está estudiando trasladar el mando del AFRICOM desde Alemania a Rota.

Y es que en su afán de separarse de todo lo que le parezca rancio o viejo dentro del ideario de los ministros y altos cargos de Unidas Podemos y sobre todo los de Izquierda Unida y el PCE, está llegando a límites, no digo que asombrosos, porque ya nada de lo que hagan puede asombrar, pero si vergonzosos, que pasan por remarcar la generación de empleo que suponen las bases yanquis, hacer loas públicas de la victoria de los demócratas en EE.UU. como si eso fuese la panacea para la clase obrera de ese país y del mundo entero, o celebrando el funcionamiento de las instituciones de la Unión Europea en el caso de Yolanda Díaz, claramente en contra de lo que su partido aprobó en el XX Congreso, en dónde se exponía que: «El proyecto de la UE y el Euro han sido un terrible desastre para los pueblos de Europa, especialmente para la clase trabajadora y las capas populares. Los efectos sobre la clase trabajadora y sobre el tejido productivo de nuestro país han sido demoledores. Esto es un hecho absolutamente objetivo, fruto de un proyecto irracional y perverso cuya desaparición es cada vez más necesaria. Tanto la UE como el euro son irreformables dado que se han construido sobre los valores y los principios del capitalismo, y se han construido para servir los intereses del poder económico y financiero».

Pero parece ser que para Alberto Garzón lo que su partido dice sobre la OTAN no tiene importancia, porque ahora es un ministro de un gobierno Neoliberal, a las órdenes de Bruselas, a las órdenes de la OTAN que posee bases militares en nuestro territorio violando diariamente la soberanía de nuestro país, y a las órdenes de un gobierno monárquico, que consiente la corrupción de la corona heredada del franquismo.

Sus declaraciones son propias de quien está haciendo un papel sumiso y servil respecto a los poderes fácticos, de alguien que actúa como «marxiano» (estos son mis principios pero si no les gustan, tengo otros) en vez de marxista, de alguien que por aferrarse a un sillón ministerial, es capaz de hacer recomendaciones dietéticas mientras las colas del hambre no paran de crecer, de alguien que promete su cargo ante el representante del régimen postfranquista contra el que su partido dice que hay que luchar, en definitiva, de un oportunista.

Esteban Olmos del Paso

Miembro del Comité Provincial del PCE en Granada

Comparte este artículo

One thought on “Alberto Garzón y las bases militares de Estados Unidos en España

Los comentarios están cerrados.