Carta abierta a Antonio Maíllo en contestación a la suya que ha dirigido a militancia de Izquierda Unida

El conjunto de compañeros/as que has elegido para liderar la transición responde al núcleo duro del PCE y de IU Andalucía poco dados al diálogo y muy propensos al ordeno y mando y al “esto es lo que hay”.

Buenos días compañero,

Agradezco tu carta, la he leído con la dedicación que corresponde a quien, desde su responsabilidad política recién adquirida, se dirige a sus compañeros y compañeras.

Me gustaría concederte el beneficio de la duda y esperar esos famosos 100 días antes de realizar cualquier enmienda a tu trabajo.

Pero no tenemos 100 días, hoy empezamos una campaña electoral para unas elecciones que sin tener una importancia para el imaginario colectivo de nuestra organización acostumbrado a dar el máximo de su militancia en otras elecciones de carácter nacional o local, se presumen trascendentales para el futuro de nuestra organización que, por primera vez en su historia, se puede ver fuera del Parlamento Europeo con las consecuencias políticas, las internas y financieras que tendría, máxime cuando con nuestro esfuerzo colocaríamos a los tres primeros de la candidatura de Sumar dentro del grupo de Los Verdes Europeos, un lobby político dentro del Parlamento Europeo de ideología liberal verde, belicistas y contrarios a cualquier cosa que se pueda parecer al socialismo y a la lucha de los pueblos por su autodeterminación como lo son el pueblo cubano o el venezolano.

Y si esto ocurre, seguimos sin saber cuál es el famoso plan B tan cacareado desde la mayoría de la que formabas parte en la anterior, hace cuatro días, mayoría federal que apoyaba a Alberto Garzón.

Aquí y ahora no vale “el partido a partido” simeónico o el tradicional “cuando lleguemos a ese rio, ya cruzaremos ese puente”. No, compañero, la militancia necesita ilusión y esperanza, pero necesita más el pragmatismo de la realidad que nos permita armar nuestro trabajo a futuro desde el conocimiento de lo que haremos si esto sale mal, que, por desgracia, a día de hoy pinta en bastos que no en oros. Oros que no tenemos y que el vil capitalismo nos exige para sobrevivir, porque las sedes, la acción política y las nóminas no se pagan solo desde las cuotas o las contrataciones, por cierto, nunca discutidas en ningún órgano de dirección, en este o en el otro ministerio.

Trabajar para buscar una dirección que aúne todas las sensibilidades de la organización está bien y parece lógico, pero también parece de sentido común que antes hay que aunar políticas y visiones organizativas; estar por estar en los órganos de dirección no vale para nada si no hay un compromiso previo de acuerdo sobre las políticas, y la política de alianzas es una de ellas, entre las partes que conformen la dirección.

No sé dónde quedará la idea de la tricefalia para la coordinación política que has defendido, ni si habrá un órgano de dirección entre la colegiada y la coordinadora, o cuáles van a ser las atribuciones de la colegiada, etc… Nos pides que te demos tiempo hasta después del 9 de junio, que ahora toca centrarse en las elecciones y que hay que sacar a Manu. 

Pero el conjunto de compañeros/as que has elegido para liderar la transición responde al núcleo duro del PCE y de IU Andalucía poco dados al diálogo y muy propensos al ordeno y mando y al “esto es lo que hay”.

No tengo una bola de cristal y aunque asumo que tiendo a elegir el bando que siempre pierde en nuestra organización por aquello de apostar por la coherencia y porque no me gusta aquello en lo que se ha convertido nuestra organización, antes luchadora y ahora timorata; espero una sola cosa de ti, no seas un Salvador, sé un compañero, no lideres, deja que la organización lidere.

Por último, unos consejos: escucha y no solo lo que te digan desde Despeñaperros para Cádiz, escucha lo que te digan en Argamasilla de Alba, y, por mucho que dirijas Izquierda Unida desde Sevilla, no dejes vacío tu despacho en la futura sede, si esa que está cerrada y siempre en obras en Vallekas, como Alberto dejó el suyo en Olimpo. 

Cree en el y la militante y déjanos ser valientes.

Un saludo republicano.

Comparte este artículo

One thought on “Carta abierta a Antonio Maíllo en contestación a la suya que ha dirigido a militancia de Izquierda Unida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *