El primer Primero de Mayo con sábado comunista en toda Rusia

Lenin en el primer subbótniki, 01/05/1920

Fue en 1920 cuando se generalizó a toda Rusia esta iniciativa surgida el 12 de abril de 1919, cuando quince obreros comunistas continuarían, voluntariamente, su trabajo tras la jornada laboral en un almacén de la vía férrea Moscú- Kazán. Este año 2021 el Primero de Mayo cae en sábado, como cuando Lenin escribió el texto:

«Del Primer sábado comunista en la línea férrea Moscú – Kazán al sábado comunista de Primero de Mayo en toda Rusia«

La distancia indicada en el título ha sido recorrida en un año. Enorme distancia. A pesar de lo débiles que son todos nuestros sábados comunistas, a pesar de los incontables defectos revelados por cada sábado comunista en cuanto a orden, organización y disciplina, lo principal ha sido hecho. La masa ciclópea ha sido movida de su sitio, y eso es lo que importa.

Nos damos cuenta muy cabal de lo poco que se ha hecho y de lo muchísimo que aún queda por hacer; pero solo los enemigos acérrimos de los trabajadores, los partidarios acérrimos de la burguesía pueden adoptar una actitud despectiva ante el sábado comunista de Primero de Mayo; solo los seres más despreciables, los que se han vendido en cuerpo y alma a los capitalistas son capaces de condenar el que se aproveche la gran fiesta del Primero de Mayo para tratar de aplicar en masa el trabajo comunista.

Después del derrocamiento de los zares de los terratenientes y de los capitalistas empieza a descombrarse por primera vez el terreno para la verdadera edificación del socialismo, para el establecimiento de nuevas relaciones sociales, de una nueva disciplina del trabajo común, de un nuevo régimen histórico-mundial de toda la economía nacional (y, más tarde, de la internacional). Se trata de transformar las costumbres mismas, emporcadas y adulteradas para mucho tiempo por la maldita propiedad privada sobre los medios de producción, así como por toda esa atmosfera de rencillas, desconfianza, hostilidad, dispersión y zancadilleo reciproco engendrada inevitablemente y continuamente reproducida por la pequeña economía de los propietarios que intercambian «libremente» sus productos. La libertad de comercio, el intercambio libre ha constituido durante cientos de años y para millones de personas el postulado supremo de la sabiduría económica, la costumbre más arraigada en centenares y centenares de millones de seres humanos. Esta libertad es tan profundamente falsa y es tan usada para encubrir el engaño, la violencia y la explotación capitalistas como las demás «libertades» proclamadas y puestas en práctica por la burguesía, como la «libertad de trabajo» (léase libertad de morirse de hambre), etc., etc.

Nosotros hemos roto y rompemos definitivamente con esa «libertad» del propietario de ser propietario, con esa «libertad» del capital para explotar el trabajo, contra las que luchamos de un modo implacable y con toda abnegación.

¡Abajo las viejas relaciones sociales, las viejas relaciones económicas, la vieja «libertad» del trabajo (sometido al capital), las viejas leyes y las viejas costumbres!

¡Edifiquemos una nueva sociedad!

No nos han asustado las derrotas experimentadas en el curso de la gran guerra revolucionaria contra el zarismo, contra la burguesía, contra Estados imperialistas que extienden su poderío a todo el mundo.

No nos asustarán las dificultades gigantescas ni los errores inevitables en los comienzos de una obra dificilísima, pues la transformación de los hábitos y costumbres de trabajo es una empresa de decenios enteros. Y nosotros nos prometemos firme y solemnemente unos a otros que estaremos dispuestos a todos los sacrificios, que resistiremos y triunfaremos en esta lucha, la más difícil de todas, -en la lucha contra la fuerza de la costumbre-, que trabajaremos incansablemente años y decenios. Trabajaremos para desterrar esa máxima maldita de «cada uno para si y Dios para todos», para desterrar la costumbre de considerar el trabajo únicamente como una prestación y considerar justo tan solo el trabajo retribuido de acuerdo con ciertas normas. Trabajaremos para inculcar en la conciencia, en los hábitos y en las costumbres de cada día de las masas la regla de «todos para uno y uno para todos», la regla de «cada cual según su capacidad y a cada cual según sus necesidades», para ir implantando gradual pero inexorablemente la disciplina comunista y el trabajo comunista.

Hemos movido de su sitio una montaña de insólitas proporciones, la montaña de la rutina, de la ignorancia, de la obstinación en la defensa del hábito a la «libertad de comercio» y a la «libertad» de compraventa de la fuerza humana de trabajo, lo mismo que cualquier otra mercancía. Hemos empezado a hacer vacilar y a destruir los prejuicios más arraigados, las costumbres más solidas, más rutinarias y que cuentan con siglos de existencia. Nuestros sábados comunistas han realizado en un año un enorme progreso. Su debilidad es aún infinita, pero eso no puede asustarnos. Nosotros hemos visto como, ante nuestros propios ojos, el Poder Soviético, «infinitamente débil», se ha robustecido gracias a nuestros esfuerzos y ha empezado a convertirse en una fuerza mundial infinitamente poderosa. Trabajaremos años y decenios para que se apliquen los sábados comunistas, para que se desarrollen, para que se difundan, para que mejoren, para que arraiguen en las costumbres. ¡Y llegaremos al triunfo del trabajo comunista!

Pintura de Vladímir Krijatski "Lenin en el primer subbótniki"
Pintura de Vladímir Krijatski «Lenin en el primer subbótniki»

Autor

Comparte este artículo

One thought on “El primer Primero de Mayo con sábado comunista en toda Rusia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *