¿En qué situación está Esquerra Unida del País Valencià?

Si no recuperamos nuestra capacidad para defender un modelo de sociedad socialista y para ser referente político y social en la calle y en las instituciones, seremos una organización sin valor político.

Izquierda Unida ha sido el referente político para sindicalistas, activistas sociales y para una parte importante de la clase trabajadora durante décadas. En este momento, afiliadas y afiliados de Esquerra Unida del País Valencià vivimos con preocupación la grave situación por la que atraviesa nuestra organización.

Cuando más necesario sería su papel, lamentablemente, éste se ha ido desvaneciendo progresiva y premeditadamente en un confuso escenario que ha combinado su presencia en el gobierno con una galopante irrelevancia social y política. Los denominados «espacios conjuntos de convergencia» con Podemos prácticamente la han eliminado de la escena política.

Constatamos con indignación el lenguaje borroso e inaceptable empleado por una dirección que conjuga las alabanzas al papel político de Izquierda Unida con la reducción de su papel a «generar espacios de unidad para el conjunto de la izquierda, a los que aportar bagaje, nuestra experiencia y nuestras señas de identidad», añadiendo «lejos de discursos netamente identitarios, estamos llamados a dotar de fortaleza social y política al espacio de unidad popular». Saben, si no son necios, que su propuesta unitaria es un viaje sin retorno.

La oportunidad para rectificar y renovar nuestra IU era la XII Asamblea, lamentablemente en vez de rectificar el rumbo, inciden en estas prácticas para seguir sesgando el espíritu asambleario y la esencia del debate que está instalada en nuestro ADN.

Rechazamos el formalismo democrático y burocrático que reduce la participación militante a votaciones online. El ensalzamiento de este método en los documentos asamblearios contrasta con la escasa participación e implicación -la más baja en los debates asamblearios de la historia de IU y EUPV- de una militancia desilusionada y desmotivada que percibe el debate como una mera formalidad, un trámite si acaso necesario, en el proceso de transición hacia el nuevo modelo organizativo encabezado por Pablo Iglesias. Modelo, por otra parte, electoralmente a la baja y con un evidente fracaso organizativo.

Frente al triunfalismo de la dirección, evidenciamos la pérdida constante de afiliación, de colectivos y de representación institucional. La histórica presencia de la Coordinadora de EUPV en el Consell está marcada por la ineficacia y la incapacidad para defender los intereses de la clase trabajadora. Basta revisar la hemeroteca para comprobar la veracidad de nuestra crítica al constatarse las numerosas dimisiones de cargos públicos y personal de confianza propuesto por la Coordinadora. Sorprende, a la vez que muestra la situación orgánica de EUPV, la aceptación acrítica de sus afines en la Ejecutiva y el Consell Polític Nacional. Nuestra reiterada petición de explicaciones ha recibido la callada por respuesta o justificaciones vagas y pueriles. Esa es la línea argumental seguida por la Coordinadora y la Ejecutiva.

En este mismo sentido, es inexistente el debate interno sobre los principales problemas de la sociedad valenciana. La gestión de la crisis sanitaria, la situación económica, los ERTES, la educación o los problemas del gobierno valenciano son, entre otros, asuntos sobre los que se informa a la militancia través de «argumentarios» superficiales dirigidos a justificar las decisiones gubernamentales. El debate, la pluralidad y el consenso se ha sustituido por la autocracia de la Coordinadora y la fidelidad de una Ejecutiva monocolor.

¿Para qué sirve IU actualmente? Esto mismo se preguntaban en un reciente artículo, algunos compañeros y compañeras de IU en Extremadura y esa misma pregunta nos hacemos en el País Valencià. Si no recuperamos nuestra capacidad para defender un modelo de sociedad socialista y para ser referente político y social en la calle y en las instituciones, seremos una organización sin valor político. Posiblemente, algunas y algunos se contenten con una mínima representación institucional a través de alianzas orgánicas o institucionales con Podemos pero puede afirmarse ya que la mayoría de los dirigentes nacionales y territoriales han vinculado su futuro político y el de Izquierda Unida al desarrollo de la confluencia orgánica con el partido de Iglesias.

Por todo ello, expresamos nuestra inquietud ante la situación interna de EUPV, que es   vaticinio de las palabras pronunciadas por la actual Coordinadora cuando, al finalizar la última asamblea EUPV, señaló que en la organización sobraba, al menos, el 30% de la militancia. Hoy para la dirección todo está más controlado porque todo está ya más muerto.

Por tanto, urgimos una reflexión sobre la necesidad de reconstruir una organización que se referencie en el socialismo marxista, en el republicanismo… Una organización de militantes, de activistas sociales que saben que el capitalismo no se derrota con un «like» en redes sociales.

Por último, las limitaciones constatadas durante el proceso asambleario en el País Valenciano, nos obliga a trasladar directamente nuestras reflexiones a la afiliación, a simpatizantes y a la clase trabajadora. Más de una treintena de colectivos no han elegido a sus representantes, al menos nueve comarcas no han designado a sus representantes, la participación en las asambleas locales apenas ha alcanzado un diez por ciento de la afiliación. En definitiva, una parodia que culminará en una asamblea telemática en la que, por primera vez en la historia de EUPV, todas las fases procedimentales (acreditaciones, mesa de la asamblea, comisión de candidaturas y recuento) estarán controladas por la Ejecutiva. No participaremos, por tanto, en dicha comedia y exigiremos, a través de la militancia, la reprobación de la actual dirección.

Concluimos con un llamamiento a la militancia para que participe en la votación para la elección de la próxima dirección federal de Izquierda Unida. Estamos convencidas y convencidos de que el apoyo a la candidatura la «Izquierda Necesaria» será el inicio de la recuperación de la izquierda socialista y republicana que históricamente ha representado EUPV/IU, más necesaria que nunca en las distintas luchas sociales en las que estamos implicados, desde la defensa de la clase trabajadora a la lucha feminista y contra el cambio climático.

Firmantes del documento:

Rosa Albert Berlanga

Esther Fedida

José Luis Romero

Paloma Serrano

Obdulia Rivas

Juan Losa

Pepe Narejos

Miguel Angel Pavón

María Luisa Cortés

Miguel Ibáñez

Maria Ángeles Llorente

Julio Mallent

Marisa Bergaz

Jordi Sebastià

Guillermo Sepúlveda

Iciar Barrasa

Pablo Ibrahim Castañeda

Manuel Gutiérrez Liébana

Sergio León García-Gago

José Ramón Lois Fraiz

Gloria Garrido Medina

Amparo Adalid de la Cruz

Joan Antoni Pérez i Domènech

Salvador López Lirón

Prudencia Esteban Pescador

Violeta Lerma Furio

Roberto Rovira Puente

Antoni-Rafel Abat Irles

Cristina Reos

Alexia Puig Cantó

Ángel Yébenes

María José Contreras

Julia Sánchez Córdoba

Carmen Álvarez Solves

Antonio Parrilla Sánchez

Cristina Rubio Alcañiz

Francesc Calatayud Arraez

Araceli Peris

Sergio Fernández Martínez

Isabel Martínez Martínez

Juan Ramón Motoso Fernández

Autor

Comparte este artículo

4 thoughts on “¿En qué situación está Esquerra Unida del País Valencià?

  • 6 de marzo de 2021 en 21:43
    Permalink

    Voté al Partido Comunista de España desde las elecciones del año 1979 y no me gustaron nunca, ni me gustan ahora la infinidad de «esquerdas», «compromís», «alternativas», «tendencias», «corrientes», «sensibilidades,» CANALLAS, «busca cargos» traidores; para mi solo hay una clase social, se llama la CLASE OBRERA, es decir, los 18.500.000 trabajadores, los 4.000.000 de parados y los 9.500.000 de pensionistas, que solo pertenecen a una corriente, a la de los pobres. En el trozo de terreno que hay entre los Pirineos y Fuerteventura y desde la isla de Oms hasta Figueras incluyendo la isla Perejil, el 5% tiene tanta riqueza como el otro 95%; a la reforma laboral, al proceso imparable de las privatizaciones en sanidad, enseñanza, pensiones o dependencia no nos enfrentamos con éxito lamiéndose cada perro su pijo o con la «esquerritas» de cada pueblo con su chiringuito propio. Esos 32.000.000 que cito más atrás, solo necesitamos una candidatura que se llame LA CLASE OBRERA, no necesitamos que a las urnas vaya cada gallito a cacarear sobre su muladar, se va a conseguir 300 diputados, votos hambre y miseria para ello nos sobran, traidores y canallas también.

    Responder
    • 8 de marzo de 2021 en 21:52
      Permalink

      Toda la razón para la indignación, el electoralismo oportunista ha acabado o sumido en una profunda bancarrota a unos cuantos partidos comunistas, el italiano, el francés, también el español, no así el portugués que está muy presente en los centros de trabajo y en la calle. Eso es lo que pretendemos desde Hojas de Debate y desde la Asociacion que la edita.

      Responder
  • 7 de marzo de 2021 en 10:14
    Permalink

    Según tenía entendido, el centralismo democrático se basa en:
    1) debate previo a las elecciones de órganos directivos y votación: de abajo – arriba.
    2) la vinculación de las decisiones a toda la militancia y la disciplina de partido: de arriba – abajo.

    A poco más de dos semanas de la XII Asamblea Federal, no existe debate entre las dos candidaturas.
    Hasta la portada del órgano del PCE de marzo toma partido por el oficialismo sin nombrar siquiera la existencia de una candidatura alternativa.

    Sin debate interno no puede haber democracia.

    Responder
  • Pingback: ¿En qué situación está Esquerra Unida del País Valencià? — Hojas de Debate – COOPERATIV@S

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *