Pedimos vuestro voto

La Plataforma «Por el respeto y aplicación del XX Congreso del PCE» solicita a los/as delegados/as el voto a favor de la enmienda a la totalidad que presenta el Partido Comunista de Madrid a la Conferencia Política del PCE que pide la celebración de un Congreso Extraordinario y el respeto al XX Congreso.

La votación se desarrollará desde las 17 horas del día 2 de octubre hasta las 17 horas del 5 de octubre.

Si se opta por una enmienda a la totalidad sólo se podrá votar una de las que se presenten.

ENMIENDA A LA TOTALIDAD DEL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID RECLAMANDO LA CELEBRACIÓN DE UN CONGRESO EXTRAORDINARIO

A continuación reproducimos en su integridad este texto de la enmienda a la totalidad del Partido Comunista de Madrid que se ubican en las páginas 4, 5 y 6 del documento que recoge el conjunto de las enmiendas.

«ENMIENDA A LA TOTALIDAD

Retirada del texto, suspensión de esta Conferencia Política y convocatoria de un Congreso Extraordinario.

Justificación 1

Las razones que motivan esta enmienda a la totalidad del Documento de la Conferencia se basan en los siguientes puntos:

1. ¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA UNA CONFERENCIA?: Una Conferencia es una herramienta de debate y decisión colectiva que se da entre Congresos, que sirve para elaborar nuestra táctica y desarrollar el trabajo a realizar en determinado ámbito. Esta Conferencia no cumple con el reglamento, ya que está orientada en primer lugar, a justificar una decisión ya tomada, la entrada en el Gobierno del PSOE, y en segundo, la defensa de Unidas Podemos como un nuevo Movimiento Político y Social de referencia, algo que supone un cambio de estrategia de nuestro Partido, competencia directa de un Congreso, y no tema a tratar en una Conferencia.

2. Normas de la Conferencia: No se pueden admitir enmiendas que planteen cuestiones que entren en contradicción con los acuerdos del XX Congreso. (Punto 4 del Reglamento de la Conferencia. El Documento presentado por el CC contradice en su totalidad los acuerdos aprobados tanto a nivel político como organizativo. A nivel político da un giro sustancial de la línea marcada, dejamos de ser un Partido Rupturista para pasar a ser un Partido Reformista. (A día de hoy no hay más que dos vías en el Estado español: Reforma del Régimen del 78, más o menos reaccionaria dependiendo de las distintas fracciones del Régimen, o ruptura con él, y el Partido debe ser la fuerza de vanguardia de la Ruptura). El documento de la Conferencia en cambio, plantea que formamos parte de “una alianza de fuerzas democráticas o anti- reaccionaria, conformado por PSOE, UP y distintas fuerzas nacionalistas. Hemos pasado de ser la vanguardia de la ruptura a integrarnos en un bloque democrático antirreaccionario.

En el Documento se habla de “poner en primer término una agenda social de Reforma, que alivie los problemas reales de la clase trabajadora y la clase media progresista (¿?)”. En los Documentos del XX Congreso acordamos que nuestro papel “debe ser el de organizar, politizar, aunar a la clase obrera, encabezar sus luchas, para que sus perdedores de la globalización intereses de clase sean los que prevalezcan en la sociedad”, y “dirigirnos a los”. No se trata de sustituir o añadir párrafos de los Documentos del Congreso en el de la Conferencia mediante copia y pega, de lo que se trata es del abandono del espíritu rupturista de clase, del objetivo de iniciar un proceso constituyente, por la aceptación de la Constitución del 78, y un giro estratégico basado en el reformismo, en el que incluso nuestro sujeto ya no es la clase obrera, sino las nuevas “clases medias progresistas”.

3. El último de los motivos son los debates que subyacen, o que no aparecen en este Documento, a pesar de su importancia, y que deben llevarse a cabo. Para llevar a cabo este debate, consideramos que deben tratarse los siguientes ejes de debate que nos acerquen a un análisis correcto.

• Caracterización de la fase histórica y económica en la que nos encontramos.

• Definición de la estrategia y táctica de nuestro Partido, que vengan derivadas del resultado del debate anterior.

• Espacios a través de los que participamos. Necesitamos de herramientas a través de las cuales actuar para llevar a cabo esa estrategia y táctica que hemos acordado.

• Análisis de posibles aliados. Para realizar nuestras aspiraciones pueden darse ciertas alianzas, que salgan de un debate y de un análisis de los distintos actores que actúan en este estado.

• Análisis de los enemigos. No sólo institucionales, también a su vez, estratégicos, tácticos, y de clase.

• Tipo de alianzas: Una vez caracterizados nuestros enemigos y los posibles aliados, debe decidirse el método de actuación de nuestro Partido para/con estos sujetos.

• Programa mínimo y acuerdos programáticos. Esto a su vez, influye también en la caracterización de nuestros aliados.

Estos debates que no se desarrollan, o ni aparecen en el Documento de la Conferencia, unido a su obsolescencia al tratar únicamente dos ejes, el del gobierno y nuestra participación en UP, y a las numerosas contradicciones de este Documento, nos llevan a la Conclusión de que, o el XX Congreso y/o esta Conferencia han quedado obsoletos, y la única opción que puede plantearse ante este escenario, es la retirada de este Documento, la suspensión de la Conferencia, y la convocatoria inmediata de un Congreso, el único órgano del Partido legítimo y capaz de afrontar la totalidad de estos debates.

Justificación 2

NO ES POSIBLE TRATAR EN UNA CONFERENCIA DOCUMENTOS QUE VERSAN SOBRE POLÍTICA CONGRESUAL.

Además, entendemos que la propuesta de normas de la Conferencia incumplen nuestros estatutos:

Por un lado, en la página 3, final del punto 5, se habla «Ante cualquier cuestión no regulada en estas normas será de aplicación lo establecido en el artículo 27 de los Estatutos» y ese punto de los estatutos hace referencia a los procesos congresuales, no a las Conferencias.

Por otro lado, se vulnera de facto el derecho estatutario contemplado en el artículo 53 de crear Plataformas Internas de Opinión. En las páginas 3-4 del punto 6, en los artículos donde se reglamenta que «de acuerdo con lo dispuesto por los artículos 2.10 y 53 de los Estatutos del Partido Comunista de España, se podrán crear plataformas de opinión para ampliar y enriquecer los debates con ocasión de la Conferencia Política del PCE», y asumiendo que como marca el artículo 53 es el CC quien debe aprobar o no la constitución de las Plataformas y quien debe formular el reglamento de las mismas, así como su carácter temporal, entendemos que el artículo 2 de esta normativa (que fija la necesidad de venir avalada por un 10% del Comité Central) , así como el artículo 4 que marca que «los/as promotores/as de las plataformas deberán comunicar su constitución al Comité Central en un plazo no superior a 15 días desde la aprobación de los documentos a debate por el Comité Central, solicitando su reconocimiento y aportando los documentos elaborados», son la mejor forma de evitar que se constituya ninguna Plataforma. Si «en el marco de los procesos de debate y fijación de opinión en el PCE se facilitará la difusión y expresión de las distintas posiciones, propiciando la expresión plural del mismo previo a la toma de decisiones» como dice el Artículo 10, es materialmente imposible que en tan solo quince días se logre el aval del 10% del Comité Central, se redacten unos documentos alternativos, y se presenten al Comité Central en tiempo y forma. Ni hablemos de contar con las suficientes camaradas que sean capaces de cubrir las reuniones de todos los núcleos del PCE como marca el Artículo 5 si se debe esperar a que la CP «informe al interno del Partido de su constitución y posiciones políticas» como marca el Artículo 6, que también prohíbe cualquier tipo de expresión de sus posiciones por medios propios de comunicación. Todo ello además contradice lo que se dice en la página 2, párrafo 2, de que «es necesario hacer un esfuerzo para abrir el debate entre nuestros/as amigos/as y simpatizantes».

En la misma línea, nos gustaría que se aclarase ese párrafo en el que se habla de que «es necesario hacer un esfuerzo para abrir el debate entre nuestros/as amigos/as y simpatizantes». Echamos de menos una mayor reglamentación sobre qué amigos y simpatizantes pueden participar en dicho debate, así como las vías para llegar a estos «amigos y simpatizantes», explicando también qué partes del debate quedan fuera de esta puesta en común y en qué medida podemos debatir libremente o debemos atenernos a las posiciones marcadas por algunos dirigentes del Partido o a los documentos del XX Congreso del PCE, ya que entendemos que son contradictorias. Esto se pide para solucionar los malos entendidos que ha habido sobre ciertos debates en redes sociales y el uso de las nuevas tecnologías, que dependiendo de si eran los líneas propuestas (no aprobadas aún en Conferencia) por el Comité Central lanzadas especialmente a militantes de Podemos e IU eran toleradas, pero si eran contrarias a la propuesta marco y se hacían en círculos marxistas-leninistas han terminado, en algunas ocasiones con sanciones a camaradas.

Por último, entendemos que una Conferencia en donde asisten los 119 del Comité Central y 120 delegados de las organizaciones de base deja mucho que desear en cuanto a la participación democrática de las bases, especialmente tratándose de una cuestión tan importante que versa sobre cambios en nuestra línea política y que además se produce tras hechos consumados.

POR TODO ELLO PEDIMOS LA SUSPENSIÓN DE LA CONFERENCIA Y LA CONVOCATORIA URGENTE DE UN CONGRESO EXTRAORDINARIO

Justificación 3:

Tras la lectura del documento a debate de la conferencia propuesto por el Comité Central, resulta evidente el pensamiento mayoritario de dicho órgano de dirección consistente en la caracterización de una nueva fase política de nuestro país que no viene caracterizada por la “ruptura democrática” como eje vertebrador de nuestra acción política. Esto queda expresado a la perfección en las líneas 1 a 27 de la página 15 del documento a debate. En esa parte se afirman, entre otras cosas, que “en la primera fase descrita anteriormente se abría un escenario rupturista (…) ahora nos encontramos con un bloque constituyente reaccionario y una alianza de fuerzas (…) cuyo objetivo inmediato no puede ser otro que evitar un cierre en beneficio de la clase dominante” o “la crisis de régimen sigue abierta, aunque en los últimos años ha ido cerrándose la posibilidad de una solución de la misma en términos rupturistas”.

De una lectura del documento político aprobado en el XX Congreso de nuestro Partido, se ve perfectamente que la ruptura democrática era un objetivo central en la acción inmediata y vertebrador de esa estrategia. Del mismo modo, el documento que se presenta caracteriza claramente que se entra en una nueva fase política, ante la que puede ser necesario desarrollar nuevas herramientas o discutir si las existentes son válidas. Esto último, no se podría hacer en esta conferencia sin entrar en contradicción con los acuerdos del XX Congreso. Por todo lo anterior, y sin entrar a validar ni cuestionar el análisis del documento a debate, y sabiendo que estatutariamente una conferencia no puede contradecir o enmendar a un Congreso, podemos concluir que del análisis realizado por el Comité Central se deduce automáticamente que la conclusión de esta conferencia debe ser mandatar al Comité Central a la convocatoria de un nuevo Congreso de nuestro partido que sí pueda debatir y adaptar la acción necesaria de nuestro partido a la nueva fase política de nuestro país.

Defensa del texto: La conferencia política del PCE sobre unidad popular y convergencia se celebra como mandato del conjunto de la organización que identificó y aprobó de manera mayoritaria su celebración. Dicha conferencia, que no hace sino desarrollar la política del PCE dentro del marco definido por los acuerdos del XX Congreso, ha establecido un mecanismo de debate de abajo a arriba en dos fases que ha tenido como resultado no solo un nuevo documento de ponencia con enmiendas asumidas y transaccionadas de todos los territorios, sino más de 200 enmiendas parciales para su votación durante la celebración de la última fase de la conferencia. Las enmiendas a la totalidad tanto al documento completo como a puntos completos de la conferencia, por un lado, no tienen en cuenta el esfuerzo colectivo realizado hasta ahora, sino que también anularían las propuestas que vienen de los diferentes procesos territoriales.»

Autor

Comparte este artículo