Solidaridad internacionalista con la clase trabajadora y los pensionistas de Francia

El próximo 21 de enero, París será el lugar de enfrentamiento contra el liberalismo. Una amplia representación de la COESPE participará en la cabecera de la manifestación del día 21 de enero, que tiene todo el apoyo del movimiento de pensionistas y se pide el de todo el movimiento obrero y ciudadano español.

En Francia se está desarrollando la internacionalización de la lucha por conseguir unas pensiones dignas, por un mejor reparto de la riqueza y por no alargar la vida laboral.

Las huelgas y manifestaciones que cerrarán este ciclo el próximo sábado 21 de enero, están  consiguiendo la unidad de todo el movimiento sindical y de las organizaciones sociales y juveniles francesas.

París será el lugar de enfrentamiento contra el liberalismo que domina las instituciones europeas, que en Francia está representado por el presidente Macron.

Diferentes  comisiones de toda Europa estarán presentes en la manifestación que se desarrollará en París, ofreciendo su apoyo y dando un paso muy importante hacia la unidad de acción inter- europea contra el  proyecto neoliberal de privatizar todos los servicios públicos, entre los que se encuentran las pensiones.

La organización de pensionistas COESPE, no podía ser ajena a este importante movimiento. Por todo ello, una amplia comisión de esta organización participará en la cabecera de la mencionada manifestación del día 21 de enero, que tiene todo el apoyo del movimiento de pensionistas y se pide el de todo el movimiento obrero y ciudadano español.

Produce alegría y esperanza la internacionalización de este movimiento, y se desborda la satisfacción al comprobar que han sido las nuevas generaciones las que han puesto todas sus fuerzas, las que han conseguido poner en acción este nuevo camino  de respuestas unitarias.

En un documento reciente, la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones señala que vienen manteniendo encuentros con las organizaciones y dirigentes del movimiento francés que lucha contra la reforma de pensiones y por su aumento inmediato, contra los recortes en la sanidad y los servicios públicos, así como por la defensa de las libertades individuales y colectivas. A estas personas, militantes y responsables de los sindicatos, en general muy críticas con sus propias direcciones estatales, «tuvimos la oportunidad de explicarles las líneas generales de la reforma Escrivá y como COESPE y el movimiento pensionista les ha hecho frente. Pero también a su vez pudimos comprender la reforma Macron y como han conseguido los pensionistas y trabajadores franceses paralizarla por el momento

Añade el texto: «vaya por delante la observación que tanto la reforma Escrivá como la de Macron, no solo responden a un mismo planteamiento estratégico del poder financiero internacional, sino que apreciamos en múltiples detalles que la aplicación y desarrollo en cada país, está siendo coordinada tácticamente por algún tipo de dirección intelectual común (sean fundaciones, comisiones de trabajo del FMI o de la CE).»

Agrega el comunicado que «los sindicalistas franceses nos explicaron cómo ni la cúpula de CGT, ni la de FO, quisieron al principio reivindicar de manera clara la retirada de la reforma de las pensiones planteada por el Presidente Macron. Las cúpulas estaban en «concertaciones» con el gobierno (como las cúpulas de las CCOO y de la UGT en España están en el «diálogo social»). Pero mientras, había acciones comunes, concentraciones comunes, cada sábado, entre chalecos amarillos y organizaciones de CGT y FO en muchas regiones, y eso durante mesesEn este proceso, las direcciones sindicales han sentido cada día una mayor presión sobre ellas desde su base y una mayor critica a la dejadez con que habían aceptado la concertación y el discurso del poder, sobre la supuesta crisis del sistema de pensiones

La movilización social por un sistema público de pensiones dignas necesita el apoyo internacional frente a la voracidad de los financieros para revertir las actuales medidas legislativas  y exigir pensiones mínimas contributivas y no contributivas equiparadas al SMI como primer paso al cumplimiento de la carta social europea, hasta lograr erradicar la pobreza y cerrar la brecha de género.

Con referencia a las movilizaciones de los trabajadores del sector del metal en Cádiz, el comunicado señala finalmente: «en la movilización, en la que el movimiento pensionista ha participado, ha quedado claro que la clave para obtener avances en las condiciones de vida de los trabajadores está en la movilización de la ciudadanía y en la acción de los sindicalistas de base, que de forma ajena a sus direcciones decidieron levantarse, buscando la máxima transversalidad entre los cuadros y afiliados sindicales a partir de las asambleas de trabajadores y con los movimientos sociales de la ciudad

Autor

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *