Tres militantes comienzan una huelga de hambre en los Jesuitas para exigir la paz en Palestina y el fin del comercio de armas

La iniciativa también cuenta con el apoyo de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).

Tres militantes de movimientos pacifistas comienzan una huelga de hambre para exigir poner “fin del genocidio en Palestina”. En específico, el objetivo es presionar para romper las relaciones de comercio de armas con Israel y presionar al gobierno catalán y español para que apoye la denuncia de Sudáfrica contra Israel ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU sobre el genocidio de Gaza.

Los tres activistas vivirán en la comunidad jesuita de la calle Palau de Barcelona y estarán atendidos por un equipo médico durante su huelga. “Pasar un poco de hambre no es comparable en absoluto con el hambre de paz que pasa nuestra gente en Israel y Palestina”, ha explicado Gabriela Serra, una de las huelguistas. “El nuestro es un ejercicio que se suma a las acciones de paz y movilizar a la gente a participar en ellas”, ha añadido.

El otro huelguista, Martí Olivella, ha remarcado que querían atraer la atención al conflicto de Palestina. “No os fijéis en nosotros, fijaros a dónde vamos”, ha reiterado. “No os preocupéis por nosotros, poned toda la energía al movilizar al pariente, al amigo o al compañero, que todavía le cuesta entender”, ha dicho.

Luz Mascaray, la tercera huelguista, es la única que no ha hecho nunca una huelga de hambre y ha dicho que se sentía muy acompañada. “Queremos mostrar que no están solos, con esta humilde contribución. Y queremos tener un efecto multiplicador, llegar a la población que cree en el relato falso, en el relato del poderoso”, ha declarado.

Durante la huelga de hambre, se realizarán actos en solidaridad con la causa principal: el fin del genocidio en Palestina. Los tres huelguistas vivirán en la comunidad jesuita y participarán de los actos y manifestaciones que se convoquen. El día 7 de febrero, cuando haga 4 meses del inicio del conflicto y el asedio de Gaza, está convocado el paro general, donde también participarán.

Al finalizar los parlamentos, los tres han bebido un vaso de agua oficializando así el inicio de la huelga. Los tres activistas han informado de que el límite de tiempo lo indicarán los médicos, si ven peligrar su salud.

La rueda de prensa previa al inicio de la huelga ha tenido lugar en Migra Studium este jueves. La iniciativa también cuenta con el apoyo de la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), movimiento del que Mascaray es miembro. Serra es voluntaria de Justicia y Paz en el centro penitenciario de Wad-Ras i Olivella es antiguo colaborador de Lluís Xirinacs, en el Casal de la Pau y de la Universidad de la Paz.

El posicionamiento de la Generalitat y el Gobierno

Uno de los objetivos de la convocatoria es presionar al gobierno español de poner fin al comercio con Israel, ya que según el marco jurídico español está prohibida la venta de armas a países en conflicto o que vulneren gravemente los derechos humanos. Es por ello que el viernes se enviará una carta al ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, y al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, informando de la iniciativa y pidiendo su posicionamiento claro respecto a las peticiones.

Por otro lado, la moción de apoyo a la denuncia de Sudáfrica contra Israel por el genocidio en Gaza se prevé que se debata en el Parlamento de Cataluña en marzo. Con todo, representantes de los grupos políticos En Comú Podem y la Cup se encontraban presentes apoyando la huelga.

Entidades hermanas: ONG de paz y derechos humanos, Comunidad Palestina y judíos antisionistas

El representante de la Comunidad Palestina se ha mostrado agradecido por los que hacen la huelga de hambre para “parar el genocidio en Palestina” y ha considerado la iniciativa como un “gran gesto”. “Hay un divorcio entre el pueblo y las élites”, ha añadido. El representante de la Fede, una entidad que engloba 128 ONG para la justicia global, ha recuperado esta idea de la ruptura social y ha añadido que “nuestros gobiernos bajan el umbral de todo lo que es admisible”. También ha afirmado que “el genocidio y la barbarie a la que estamos asistiendo en Palestina marcará las décadas próximas de todo el mundo”.

Por último, el representante de la Asociación Catalana de Judíos y Palestinos – JUNTS ha sido contundente con el origen del estado de Israel, afirmando que está fundamentado en un colonialismo y que quiere destruir la Palestina histórica echando fuera a toda la población. “Israel se ha quedado sin argumentos para justificar lo que es injustificable”, ha dicho. “El estado de Israel no representa a todas las personas y no representa nuestro nombre. Ya somos unos cuantos judíos que nos oponemos al sionismo e invitamos al gobierno catalán a romper relaciones con Israel”, ha argumentado.

Lea el Manifiesto aquí.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *