La sanidad en el “Plan de recuperación” del Gobierno de coalición

Plan de recuperación, transformación y resiliencia. Fuente: Gobierno de España

El “Plan” es un conjunto de generalidades sin contenidos concretos, diseñado bajo el peso de un consenso gubernamental que no contradice las políticas neoliberales de la UE.

Coincidimos en esta ocasión con el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis cuando tras afirmar que «Los desembolsos a los Estados miembros estarán sujetos a cumplir metas y objetivos, y eso concierne tanto a los proyectos de inversión como de reformas”, señala a continuación que “Si miras los planes que se han presentado hasta el momento, se necesita algo más de trabajo en la precisión de esas metas y objetivos, es decir, qué acontecimientos exactamente provocarían los desembolsos». Y es que el “Plan de recuperación, transformación y resiliencia” presentado por el Gobierno de coalición podrá ser de todo menos concreto.

En el terreno sanitario el documento del “Plan” no empieza por donde se debe empezar que es reconociendo que la gestión de la pandemia de Covid-19 ha acabado «destrozando» al Sistema Nacional de Salud, que ya se encontraba en una situación «precaria», tanto desde el Gobierno central como desde las comunidades autónomas. Como por regla general ha sucedido en los sistemas de salud de los países más desarrollados que, centrados en la enfermedad y la medicalización, abandonaron la Atención Primaria, la Salud Pública y la participación social y profesional esenciales para generar la correspondiente confianza y colaboración. También se han puesto de manifiesto las limitaciones de la investigación sanitaria y la ciencia oficialorientada y controlada por los poderes económicos y su tecnología, y que abandonó hace tiempo la promoción de salud y prevención de enfermedad, para centrarse en los beneficios de los grupos que la financian y controlan.

No se puede decir, como se dice en el “Plan”, que “la pandemia ha puesto de manifiesto la fortaleza del sistema público de salud de nuestro país”. El resto del escaso texto dedicado a los temas de Salud y Sanidad es un conjunto de generalidades sin contenidos concretos. Aunque uno de los epígrafes (componente 18: Renovación y ampliación de las capacidades del Sistema Nacional de Salud) se refiere a la necesidad de reforzar la Sanidad Pública y dotar al SNS de capacidad suficiente para abordar nuevas situaciones críticas y responder a las necesidades de salud de la población, su tratamiento presupuestario es claramente insuficiente (1.069 millones € sobre 140.000 millones, el 0,76% de la inversión total) lo que demuestra que, una vez más, el sistema sanitario público queda postergado. Los expertos consideran que la inversión destinada a este sistema sanitario no debería ser inferior al 5% del total.

Sobre todo hay que poner más recursos humanos en la Atención Primaria, mejorar considerablemente los dispositivos de Salud Pública e incrementar el número de camas hospitalarias, especialmente de larga y media estancia, que son notoriamente insuficientes y que se precisarán para abordar con éxito las otras necesidades de atención sanitaria descuidadas durante la pandemia.

Queremos relacionar lo anterior con la debilidad del planteamiento de los temas de Salud y Sanidad en la parte dedicada a ellos en el informe aprobado por la Comisión Política del PCE el pasado 9 de abril. Diríase que cada día más vamos perdiendo el norte de las propuestas transformadoras bajo el peso del consenso socialdemócrata gubernamental que a su vez no contradice las políticas neoliberales de la UE.

¿Qué fue de la necesaria derogación de la, privatizadora por excelencia, Ley 15/97 aunque en el Acuerdo para el Gobierno de coalición se había quedado en “revisión” de  la misma?. Pues ni siquiera eso, la CP del PCE se olvida por completo y ya no digamos en el famoso “Plan” del Gobierno. El problema fundamental que constituye el desmantelamiento y la privatización de la Sanidad Pública se obvia en el “Plan” con la correspondiente palabrería sobre “reforzar la resiliencia”, “renovación y ampliación de la capacidad del Sistema Nacional de Salud, con el refuerzo de sus capacidades en varios ámbitos claves para responder a las necesidades del futuro”, “se mejorará la cogobernanza, la cohesión y la eficiencia”, “se impulsará la modernización tecnológica, la renovación de equipamientos, la transformación digital y la innovación”, etc.

En el informe de la CP del PCE  se habla de la “defensa de un sistema sanitario público equitativo, universal y gratuito como pieza clave en el reforzamiento de las políticas redistributivas y solidarias en nuestro país” pero sin propuestas que entren en las contradicciones de clase que determinan el ser o no ser de ese sistema sanitario que proponen defender y que pasan por confrontar a las oligarquías capitalistas españolas, a la UE y a las grandes instituciones económicas internacionales (FMI, BM, OCDE) que mercantilizan cada vez más los servicios sociales, la sanidad y la educación.

La Sanidad Pública no se vende Se Defiende. Fuente radioalmaina.org
La Sanidad Pública no se vende Se Defiende. Fuente radioalmaina.org

La CP del PCE no propone ni una sola medida de confrontación, todo es asumible por “su” gobierno y la UE, no se dice nada de desprivatizar y recuperar a público lo privatizado, ni sobre la necesidad de integrar la asistencia sanitaria de las Mutualidades de Funcionarios en la Sanidad Pública, ni de la necesidad de retirar las desgravaciones fiscales a las empresas por la contratación de seguros privados. En cuanto a salud laboral, ninguna mención a las Mutuas Patronales que son un instrumento más de explotación y de penalización de las enfermedades y los accidentes de trabajo. Llama la atención que no se haga mención alguna a la dedicación exclusiva del personal que es clave para garantizar una mayor dedicación y el reforzamiento de la Sanidad Pública y la desaparición de la colusión de intereses entre la Sanidad Pública y el sector privado. 

Además de no referirse a la Ley 15/97, tampoco se contempla la derogación del artículo 90 de la Ley General de Sanidad de 1986 impulsada por el Gobierno de Felipe González, en la que se establece la política de concertación o de convenios singulares con las empresas del sector sanitario privado para la realización de labores “complementarias” de la Sanidad Pública y que en realidad en muchas ocasiones se han convertido en principales dejando a la Sanidad Pública el papel de complementaria. También hay que eliminar los copagos establecidos en el RDL 16/2012 del PP que no ha terminado de ser derogado por completo por el Gobierno de coalición PSOE-UP.

Y qué decir del objetivo de nacionalizar el sector privado de la sanidad, así como también la industria farmacéutica, en manos de multinacionales, tal y como indica el Programa Político aprobado en el XX Congreso del PCE cuando apunta en su página 19 a la necesidad de “nacionalizar los sectores estratégicos de la economía frente al capital monopolista internacional” y también de “recuperación de la soberanía plena, de salida de la UE y el Euro”.

Arturo Borges Álamo, militante del PCE

Comparte este artículo

One thought on “La sanidad en el “Plan de recuperación” del Gobierno de coalición

  • 30 de abril de 2021 en 12:09
    Permalink

    Me ha parecido muy bueno el articulo, en estos tiempos de falta de conciencia obrera, iniciada desde «la transicion» en concreto desde los Pactos de la Moncloa(1979), llevada a CABO SOBRE TODO POR EL pce, ccoo, ugt, el Psoe casi ni le menciono, porque ni se mojó, al dejar el protagonismo al PCE de Carrillo y compañia, para que diera la cara con la colaboracion con el «Regimen del 78».
    Muy bueno la explicación del articulo por un militante del PCE, estará mas solo que la «una», pero por lo menos alguien de esa organización ha denunciado las traiciones al 20 congreso del mismo., y muy bueno tambien la critica que hace a la ley 15/97 y el articulo 90 de la ley general de sanidad, que desmantelaron la misma, en fin me alegra que halla descubierto hoy esta página de hojas de debate, muy bien, saludos , socialismo ó barbarie.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *