Ganó Lassalle (And the Winner is: Lassalle)

Marx y Lassalle son irreconciliables. Cuando se unificaron los partidos obreros marxista y lassalleano se atenuó el debate en aras de la unidad. Parecía que Marx triunfó con el tiempo, pero en realidad fue Lassalle.