El Plan Larios. Intereses económicos en el espacio natural de Maro y Nerja

Los intereses económicos en el espacio natural de Nerja y Maro

Los intereses del mercado apuntan ahora hacia los espacios naturales protegidos que se han mantenido al margen de la vorágine desarrollista.

Hojas de Debate, a lo largo de tres entregas, entrevista a Jorge Alaminos Fernándezdel Grupo de Comunicación de la Plataforma Ciudadana Otro Maro y Nerja es posible.

Primera Parte: Maro y Nerja se movilizan contra la especulación. El Plan Larios.

¿Por qué crees que desean apostar por construir aquí ese proyecto? ¿Qué tiene Maro que tanto le interesa a Larios?

Hay que entender que la maquinaria del capitalismo no puede detenerse de forma alguna. Si en determinadas coyunturas considera que algunas de la variables que intervienen en la fórmula de producción de valor necesitan un ajuste, lo hace, caiga quien caiga y lo que caiga; si no puede actuar en la de capital variable, los trabajadores, ya que es un asunto que solucionó hace tiempo rozando los límites «tolerables» en cuanto a devaluación salarial y precarización en los contratos laborales (cuando los hay), actúa entonces en las de capital fijo, en este caso los recursos naturales, la naturaleza, la tierra… ¿Y qué hay más natural y exclusivo que un espacio natural protegido y de gran valor paisajístico como es Maro y su entorno?.

En el vídeo publicitario de Larios no paran de mencionar la riqueza y exclusividad de la zona pero, lamentablemente, en el caso de Maro, la publicidad no engaña. Y si para ello cuenta con buenos gerentes de sus intereses en las instituciones, el círculo se cierra.

Una vez banalizada prácticamente toda la Costa del Sol malagueña con proyectos clónicos que al final han derivado en un «todo a cien», parece que los intereses del mercado apuntan ahora hacia los espacios naturales protegidos que se han mantenido al margen de la vorágine desarrollista. No hay más que ver que asistimos a una gran eclosión de casos similares en todo el litoral andaluz: Valdevaqueros, Genoveses, Algarrobico, Arraijanal… ¡Y los que nos quedan por ver!

¿Cuál es el estado actual de la tramitación?

En abril de 2015, dos meses antes de las elecciones municipales, el Partido Popular sometió el convenio a exposición pública, pero por primera vez desde 1995 pierde los comicios. Le sustituyó un tripartito de izquierdas que lo mantuvo paralizado durante toda esa legislatura. Pero en 2019 los populares vuelven a ganar las elecciones y, en marzo de 2020, lo vuelven a publicar, esta vez coincidiendo con la declaración del estado de alarma sanitaria.

Una vez finalizado el plazo para alegaciones, lo siguiente es el trámite de someterlo a pleno para la aprobación definitiva, algo que tienen garantizado gracias a los apoyos de Vox y Ciudadanos. Calculamos que el pleno se convocará entre finales de septiembre y octubre de este año, si antes no convocan uno extraordinario aprovechando la relajación estival.

Si lo aprueban, lo más preocupante sería, de principio, el reconocimiento de unas deudas que consideramos sobredimensionadas y no auditadas. En relación a las modificaciones del PGOU que el convenio obliga, y al proyecto urbanístico definitivo, que consiste en la realización de un campo de golf de 18 hoyos, 680 viviendas y varios

hoteles, aún deben pasar por diversos trámites administrativos a nivel local y regional, que pueden prolongarse durante varios años.

La zona tiene un gran interés paisajístico y cultural

¿Cuáles son los principales puntos que recogen las alegaciones que habéis presentado?

En 2015 el «Plan Larios» era un tema muy poco conocido en Nerja y fuera de ella. En esa ocasión se presentaron cinco alegaciones.

Tras la convocatoria a una primera asamblea para constituir la plataforma a finales de 2016, comprobamos el gran interés y la enorme preocupación que generaba el «Plan Larios», principalmente entre los asistentes más afectados: los colonos arrendatarios de las tierras de Larios; además de grupos ecologistas, de defensa del patrimonio industrial, y de partidos políticos y vecinos.

En una segunda asamblea se aprueba el decálogo de medidas alternativas para la zona que presentamos a todos los partidos políticos, y se forman varios grupos de trabajo que han continuado la labor hasta hoy día. Creemos que todo el trabajo realizado desde entonces ha dado sus frutos, ya que hemos conseguido situar la problemática de Maro en los principales medios de comunicación nacional y provincial, emisoras de radio y televisión, revistas de viaje, gacetas para residentes extranjeros, redes sociales, etc. Y el apoyo recibido ha sido muy numeroso.

Pero creo que lo más importante ha sido el gran número de alegaciones presentadas, que supera las cincuenta, la mayoría muy bien fundamentadas y enfocadas sobre las diversas facetas de la problemática. El propio ayuntamiento reconoce que va a tardar más tiempo del deseado en responderlas. Si es que al final lo hacen.

En cuanto a nuestra alegación, se trata de un extenso dosier de 820 páginas que agrupa la alegación y sus anexos temáticos, y los listados de las 38 organizaciones y colectivos firmantes del manifiesto «No al Plan Larios» y de 9.000 firmas personales recogidas en nuestra propia web.

La alegación propiamente dicha ocupa 16 páginas, y está dividida en cuatro apartados temáticos: jurídico, económico, patrimonial y de los valores naturales y laborales de la zona, alertando del peligro que conllevaría su aprobación.

Sus contenidos se pueden resumir de la forma siguiente:

  • La incoherencia de alcanzar una figura imposible como es la declaración de «Golf de Interés Turístico», cuando todas las leyes al respecto han sido derogadas, convierten el convenio en un documento desfasado, y por tanto nulo.
  • Los concejales que aprueben el convenio podrían incurrir en una posible malversación de dinero público por una cuantía cercana a los cinco millones de euros.
  • Pone en peligro la aprobación de la candidatura de la Cueva de Nerja a «Patrimonio Mundial de la UNESCO», e impide la catalogación del pago de «Las Mercedes y Maro» como Paisaje de Interés Cultural de Andalucía.
  • Ocasionaría la destrucción de los innumerables valores naturales, geológicos, paisajísticos y laborales que contiene la zona, y que actualmente proporciona trabajo estable a numerosas familias.

Si hay una alegación que me gusta especialmente es la de la cooperativa agrícola Coamar de Maro, que desmiente por completo el relato de improductividad y deterioro de las huertas de Maro, fundamento y pretexto de Larios y el gobierno local para construir en la zona. En la alegación se proporcionan datos de empleos, números de asociados y un balance económico anual de la comercialización de los frutos que desmienten esos argumentos. También la alegación de GENA-Ecologistas en Acción, uno de los componentes que da origen de la plataforma, es muy completa y está muy bien fundamentada.

Comparte este artículo