Ley del desarrollo planificado de la economía nacional

LEY DEL DESARROLLO PLANIFICADO DE LA ECONOMÍA NACIONAL

Ley económica del modo comunista de producción; expresa la necesidad
objetiva de organizar do manera planificada toda la economía nacional,
es decir, de regular de manera consciente y planificada la producción
socialista y comunista a escala de toda la economía, de sus ramas y de
sus empresas.

El establecimiento de la propiedad social sobre los medios de
producción crea las condiciones necesarias para el desarrollo
planificado y proporcional de toda la economía del país, la convierte
en un todo único, como corresponde al carácter social de las fuerzas
productivas.

El Estado socialista, con el fin de elevar el bienestar de todos los
miembros de la sociedad y satisfacer cada vez más plenamente sus
necesidades materiales y culturales, regula conscientemente el proceso
único de la reproducción social, distribuye en todo el país los
recursos materiales y de trabajo entre las diversas esferas de
actividad y entre las diversas ramas de la economía. Semejante
distribución de recursos que asegura el establecimiento de relaciones
óptimas -las más favorables para la sociedad- entre los diversos tipos
de actividad económica, significa que se asegura el desarrollo
proporcional de la economía socialista (ver).

Para que la economía nacional se desarrolle de manera proporcional, es
necesario que se establezca una concordancia entre todas las partes y
todos los sectores de la producción social y no sólo en el espacio
(proporcionalidad entre las ramas en un momento dado, distribución
proporcional de la producción por el territorio del país en la etapa
dada de su desarrollo, etc.), sino, además, en el tiempo
(proporcionalidad entre la producción y los subsiguientes distribución
y cambio, entre la acumulación y la subsiguiente ampliación de la
producción, proporcionalidad entre los ritmos de desarrollo de las
ramas de la economía relacionadas entre si, de las regiones
económicas, etc.). Por este motivo no es posible desenvolver
proporcionalmente la economía nacional sin que la sociedad determine
el programo de su avance económico para un plazo mas o menos largo,
sin un plan único general de toda la economía del país establecido con
cierta perspectiva.

No es posible trabajar sin tener un plan calculado para un largo
período y con vistas a un serio éxito» (V. I. Lenin). Este plan se
concreta mediante la planificación de perspectiva (ver) y la
planificación corriente (ver), así como mediante los planes de las
diversas ramas y de las regiones económicas.

Cada etapa singular en el desenvolvimiento planificado de la economía
socialista- y en cada etapa se incluye tanto la elaboración del plan
como su cumplimiento- se basa en el aprovechamiento de la ley del
desarrollo planificado de la economía nacional.

La planificación del desarrollo económico permite a la sociedad
utilizar de la manera más racional posible los recursos de mano de
obra, materiales y financieros, excluye la posibilidad de las crisis
económicas de superproducción, el paro forzoso y otras formas de
dilapidación y destrucción de las fuerzas productivas sociales,
inevitables bajo el capitalismo.

La esfera de planificación en la economía nacional se va ampliando
constantemente, a medida que va aumentando el dominio sobre las
fuerzas de la naturaleza, a medida que se aproximan las dos formas de
la propiedad socialista y se funden en la propiedad comunista única de
todo el pueblo a medida que se refuerzan y profundizan los lazos
económicos entre los estados del sistema mundial del socialismo (ver
División socialista internacional del trabajo). El desarrollo
planificado de la economía nacional constituye una de las principales
ventajas del modo comunista de producción frente al capitalista,
demuestra cuán enorme y positivo es el influjo de las relaciones
socialistas de producción sobre el desarrollo de las fuerzas
productivas sociales.

Comparte este artículo