Trabajo directamente social

TRABAJO DIRECTAMENTE SOCIAL:

trabajo organizado según un plan en la escala de toda la sociedad; se
basa en la propiedad social de los medios de producción, de suerte que
el trabajo individual de cada productor forma parte integrante del
trabajo global no ya de modo indirecto, como ocurre en el capitalismo,
sino de manera directa.

En la sociedad socialista, el trabajo de cada individuo ocupado en la
producción social aparece como trabajo directamente social. «No bien
la sociedad entra en posesión de los medios de producción y los aplica
en la producción directamente socialista, el trabajo de cada
individuo, por distinto que sea su carácter específicamente útil, se
convierte por sí mismo en trabajo directamente social» (F. Engels).
Esto significa que, bajo el socialismo, el trabajo de cada productor
existe en calidad de partícula inseparable del trabajo social global.

Bajo el socialismo surge la necesidad y la posibilidad objetivas de
reproducir de manera planificada la fuerza de trabajo, de distribuir
los recursos laborales de la sociedad entre las diferentes ramas de la
economía nacional, y de utilizar el trabajo en interés de la sociedad
toda. Con ello, cada clase de trabajo concreto se convierte
directamente en una partícula de todo el trabajo social global. Cada
trabajador, con su labor, cumple una determinada parte del plan de la
economía nacional. Esto significa que no es el mercado, a espaldas de
los productores, sino que son los productores mismos -la propia
sociedad socialista en su conjunto- quienes regulan la producción,
distribuyen los medios de producción y los recursos laborales entre
las diversas ramas de la economía, en consonancia con las necesidades
de todos los miembros de la sociedad. De esta suerte, el trabajo del
productor como individuo entra directa e inmediatamente en el proceso
mismo de la producción como proceso social. Dicho trabajo figura de
antemano en los cálculos de la sociedad y obtiene el reconocimiento
social como parte componente del trabajo global de la misma.

Bajo el socialismo se determina que tales o cuales clases concretas de
trabajo son necesarias partiendo, ante todo, del cálculo planificado
de las necesidades y de las posibilidades materiales de que dispone la
sociedad socialista en un momento dado. El grado de madurez del
trabajo directamente social depende de las formas de la propiedad
socialista. Es superior en las empresas de propiedad estatal (de todo
el pueblo), en las que el trabajo esta socializado en mayor medida.
En las empresas cooperativo-koljosianas, el grado de madurez del
trabajo directamente social es inferior. Durante la transición al
comunismo, a medida que las formas estatal y cooperativo-koljosiana de
la propiedad socialista se vayan aproximando y se fundan en la
propiedad comunista única sobre los medios de producción, y a medida
que vaya progresando la división social del trabajo, se elevará el
grado de madurez del trabajo directamente social.

Comparte este artículo