Emulación socialista

EMULACIÓN SOCIALISTA

Método para elevar la productividad del trabajo, incrementar y
perfeccionar la producción social y la educación comunista sobre la
base de la amplia actividad y la iniciativa creadora de los
trabajadores, libres de toda explotación.

La emulación socialista surgió después de la revolución socialista,
gracias a la cual resultó posible organizar en gran escala la
emulación entre millones de obreros, campesinos y empleados que
sustituyeron el trabajo forzoso en beneficio de los explotadores por
el trabajo para sí, para su sociedad. Expresa la colaboración basada
en la camaradería y la ayuda mutua entre los trabajadores, su actitud
socialista hacia el trabajo.

El objetivo de la emulación socialista estriba en contribuir por todos
los medios cumplir y superar los planes de la economía nacional en
cada empresa, en cada rama de la producción y en la economía nacional
tomada en su conjunto.

Los rasgos característicos fundamentales de la emulación socialista
son: el amplio carácter público, la conquista de altos índices de
producción, la difusión de la experiencia de vanguardia entre toda la
masa de los trabajadores, la elevación de los rezagados hasta el nivel
de los más destacados, el descubrimiento de reservas de crecimiento de
la producción con el fin de impulsar el ascenso general de la economía
en la sociedad socialista.

En la base de la emulación socialista se encuentran estímulos
materiales y morales. El interés material personal por los resultados
de la labor propia estimula al trabajador a buscar constantemente
nuevos procedimientos y métodos de trabajo para incrementar la
productividad y organizar mejor la producción, a poner en juego su
iniciativa creadora, a luchar contra la rutina y la estrechez de
miras, a facilitar el empleo de lo nuevo y lo avanzado en la
producción.

En el curso de la emulación, aumenta la productividad del trabajo
social, crece y mejora la producción, se eleva la cantidad de los
productos obtenidos y su calidad, la sociedad se hace más rica. Al
mismo tiempo, los trabajadores de vanguardia y los innovadores de la
producción que han alcanzado los mejores índices en su trabajo, se ven
correspondientemente recompensados por la sociedad en el aspecto
material y en el moral. Reciben órdenes y medallas por su destacada
labor innovadora se les concede el elevado título de Héroe del Trabajo
Socialista y de laureado con el Premio Lenin.

Durante los años de Poder Soviético, la emulación socialista se ha
convertido en una poderosa fuerza motriz del progreso de la economía
socialista. Iniciada en forma de “sábados comunistas” durante la
guerra civil, alcanzó amplios vuelos en los años de los quinquenios
anteriores a la guerra (obreros de cheque, movimiento stajanovista) y
en los años de la posguerra. Actualmente, en el período de la
edificación desplegada de la sociedad comunista, ha surgido y se ha
difundido por todo el país el movimiento por el trabajo comunista
(ver), cuya consigna es: “¡Aprender a trabajar y a vivir al estilo
comunista!”.

La principal particularidad de la emulación por el título de obreros
de cheque y colectividades del trabajo comunista estriba en que en
ella se conjugan orgánicamente la lucha por alcanzar una elevada
productividad del trabajo y por educar al hombre nuevo.

Comparte este artículo