Estado de Democracia Nacional

ESTADO DE DEMOCRACIA NACIONAL

Es una de las formas transicionales de organización estatal de los
pueblos que se han liberado del imperialismo y han emprendido la vía
no capitalista de desarrollo (ver).

La esencia de ese Estado se encuentra definida en la Declaración de la
Conferencia de representantes de los partidos comunistas y obreros
celebrada en Moscú en noviembre de 1960: el Estado independiente de
democracia nacional es un Estado que defiende de manera consecuente su
independencia política y económica, lucha contra el imperialismo y sus
bloques militares, contra las bases militares en su territorio; es un
Estado que combate las nuevas formas de colonialismo y de penetración
del capitalismo imperialista; es un Estado que rechaza los métodos
dictatoriales y despóticos de gobierno; es un Estado que garantiza al
pueblo, amplios derechos y libertades democráticas (libertad de
palabra, libertad de prensa, de reunión, de manifestación, de creación
de partidos políticos y organizaciones sociales), la posibilidad de
realizar la reforma agraria y de satisfacer otras reivindicaciones en
la esfera de las transformaciones democráticas y sociales, la
posibilidad de participar en la determinación de la política del
Estado.

La base política del Estado de democracia nacional radica en el frente
único democrático y nacional de todas las fuerzas patrióticas del
pueblo, en la alianza de todas las fuerzas progresivas que luchan por
la independencia nacional, por la democracia, por llevar hasta el fin
la revolución nacional liberadora. El luchador más consecuente por el
logro de estos fines es la clase obrera. El núcleo del frente
nacional esta constituido por la alianza entre la clase obrera y el
campesinado. La base económica del Estado de democracia nacional está
formada por el sector estatal de la economía, creado sobre todo
mediante la nacionalización y la construcción de nuevas empresas.

Además de fortalecer su independencia política, es tarea
importantísima del Estado de democracia nacional alcanzar la
independencia económica, crear y fortalecer el sector estatal de la
economía, regular y planificar a través del Estado la economía del
país.

El Estado de democracia nacional está llamado a efectuar
transformaciones revolucionarias en la agricultura, a liquidar los
restos del feudalismo, a impulsar la industrialización, a acabar con
el analfabetismo, a elevar el nivel de vida material y cultural del
pueblo, a preparar técnicos, científicos y otro personal especializado
propio, nacional. Liberados del imperialismo, los nuevos estados
jóvenes sólo pueden conservar su independencia política y alcanzar su
independencia económica, si, a la vez que luchan con toda decisión
contra el imperialismo, refuerzan y amplían la colaboración con los
países del sistema socialista mundial, firme garantía contra las
tentativas de exportar la contrarrevolución.

La formación y consolidación de estados de democracia nacional ayudan
a los pueblos liberados a avanzar rápidamente por la vía del progreso
social, a intervenir activamente en la lucha por la paz, contra la
política agresiva del campo imperialista, por la liquidación completa
del yugo colonial. La idea del Estado de democracia nacional,
formulada por los marxistas—leninistas, se desarrolla y concreta al
ser aplicada con espíritu creador teniendo en cuenta las
peculiaridades del movimiento de liberación nacional en los diferentes
países.

Comparte este artículo