División socialista internacional del trabajo

DIVISIÓN SOCIALISTA INTERNACIONAL DEL TRABAJO:

Nuevo tipo de división interestatal del trabajo; se forma en el
proceso de la colaboración económica y científico-técnica de los
países socialistas.

Su esencia estriba en crear el sistema más racional y eficiente de
distribución territorial de la producción en escala de toda la
economía socialista mundial.

La división socialista internacional del trabajo se lleva a cabo de
manera consciente y planificada sobre la base de la plena igualdad de
derechos y de la amistad fraternal entre los pueblos. Su desarrollo y
perfeccionamiento contribuyen a utilizar en grado máximo los recursos
de trabajo y materiales de los países socialistas, así como las
ventajas del sistema socialista mundial, contribuye a fortalecer el
poderío económico y defensivo del campo socialista.

El objetivo da la división socialista internacional del trabajo
consiste en elevar la eficiencia de la producción social, alcanzar
altos ritmos de crecimiento de la economía y del bienestar de los
trabajadores en todos los países del socialismo y en superar
gradualmente las diferencias, históricamente formadas, en los niveles
de desarrollo económico de los estados socialistas; consiste en crear
las premisas materiales para que dichos estados pasen al comunismo más
o menos simultáneamente, en el marco de una sola época histórica.

La división socialista internacional del trabajo se establece teniendo
en cuenta la división mundial del trabajo. Fomentando las relaciones
económicas con todos los países del mundo, los países socialistas
fortalecen, con ello, la base material de la coexistencia pacífica
entre los dos sistemas económico-sociales del mundo.

En la actualidad, el sistema socialista mundial cuenta con
posibilidades favorables para organizar mas profundamente la división
del trabajo entre los países que integran el sistema, en particular
para hacer que la producción se especialice y complemente, para
utilizar mejor las ventajas de la especialización y de la cooperación.
Las posibilidades favorables aludidas se hallan vinculadas, ante todo,
a la elaboración y coordinación de los planes económicos (ver) con
miras al desarrollo de la economía de los países socialistas. El
importante organismo encargado de establecer la división socialista
internacional del trabajo es el Consejo de Ayuda Mutua Económica
(C.A.M.E.).

Comparte este artículo